Al 2016 le mojaron la pólvora…

El Suricato

Hernando

Yamul se cortó solo                                    

El exintendente de Hernando Jorge Yamul lanzó algunos dardos contra algunos integrantes de la nueva lista del Partido Justicialista local. Por eso, alegó que no formará parte del grupo de conducción del PJ. Yamul, visiblemente molesto con algunos “compañeros” sostuvo que no participará activamente en el plano partidario, aunque sí lo hará como concejal peronista en materia de presentación de proyectos.

La principal razón del edil para mantenerse al margen es que observa en el partido la presencia de algunos “traidores” (aunque él no los llame de esa manera), que no se pusieron las pilas en los últimos comicios para tratar de retener el poder. “Hubo fracciones que no estuvieron trabajando y contribuyeron para que el justicialismo no ganara las elecciones municipales; si bien no son los responsables, contribuyeron al resultado”, argumentó Yamul.

Al que le quepa el saco, que se lo ponga.

 

Tío Pujio

Pateadores y “chorizos”

Los “chorros” salen a hacer su nochebuena en época navideña. Pasa en todos lados. Y ocurrió también en el apacible Tío Pujio, donde anduvieron de visitas en algunas casas de familias y se llevaron sin permiso algunos elementos y maquinarias.

Lo curioso es que algunos vecinos denunciaron por las redes sociales la presencia de “pateadores de puertas” en varios domicilios de la localidad en ocasión de estar ausentes por los festejos navideños. Ya no hay pueblo tranquilo, comentan por ahí.

Mientras tanto, Nancy, una vecina tiopujiense llamó la atención de sus vecinos: “Hay que denunciar el patoterismo, porque si no nuestro Tío Pujio se va a convertir en tierra de nadie. Y no queremos eso ¿verdad?”.

Ojalá que no.

 

Las Varas

Intendente dona su sueldo

No es el primer caso de un intendente que dona su sueldo o parte de lo que cobra por su trabajo. Hay otros ejemplos a lo largo y ancho de la provincia. Pero, al menos es un caso curioso que vale la pena destacar. El jefe comunal de la localidad de Las Varas, Eduardo Ale, asumió como tal en 2003 y desde entonces nunca percibió su salario. En un primer momento lo donaba a instituciones de bien público y desde hace un tiempo lo usa para contribuir con acción social y ayudar a los vecinos que lo necesiten.

Y no solo eso: no cobra un peso de viático y no usa los vehículos oficiales si no los que son de su propiedad. Ale es además propietario de una fábrica láctea que produce alimentos para el mercado interno y para exportación. Por si fuera poco, mantiene una gran amistad con José Manuel de la Sota.

“Yo asumí para hacer cosas por la localidad y mi gente, afortunadamente esto lo he logrado, le he cambiado el aspecto a Las Varas y me doy el gusto de ayudar a quien lo necesita”, dijo en una entrevista con La Voz de San Justo.

Todo un ejemplo para imitar, ¿no?

 

Pozo del Molle & Región

Agua que nos hiciste mal

Las últimas lluvias y las que vendrán según los pronósticos oficiales ya hicieron elevar plegarias al cielo para que no se produzcan desastres como veranos anteriores, cuando las inundaciones provocaron múltiples problemas en una amplia región de Córdoba. Nuestra comarca no fue la excepción y el temor y la preocupación ganan terreno.

Imposible olvidar la lamentable postal de todo Idiazábal copado por las aguas de punta a punta. El agua con un avance incontenible penetrando en Pozo del Molle no solo una vez, tres veces en total. Igual situación en otras localidades de la región. Los campos anegados por doquier y la producción agropecuaria complicadísima. Esas tristes postales no deberían repetirse desde los deseos, pero la realidad suele barrer con cualquier tipo de expectativa.

El problema es que no solo es agua. Vientos huracanados, tormentas eléctricas, granizo a mansalva y en dimensiones gigantescas como se vio el pasado fin de semana son otros de los ingredientes presentes en los temporales veraniegos a los cuales nos estamos acostumbrando, pero no aceptando.

El finde navideño trajo complicaciones en muchos campos de la zona con los cientos de milímetros de lluvias caídos a lo largo y ancho del mapa cordobés. Pozo del Molle, La Playosa, Los Zorros, Carrilobo, Arroyo Algodón, entre otros pueblos saben de la arremetida del agua en la zona rural. En Chazón, Pascanas y Etruria supieron del impacto de tremendas piedras del tamaño de huevos de gallina. Hubo anegamientos de calles en otras localidades y evacuación de personas: el caso más impactante se vivió en Jovita, donde el agua volvió a hacer desastre.

Pero, a pesar de este desastre meteorológico, pareciera haber una buena. En numerosas localidades se aprobaron ordenanzas que prohíben la venta de pirotecnia y en otros sitios se recomienda que no se utilice para no afectar a animales, personas y el medio ambiente en general. Una gran iniciativa que rompe con el folklore de las bombas y petardos navideños, pero que permite ganar tranquilidad y respeto por los demás.

Aunque la onda “pirotecnia cero” prendió mucho (valga el juego de palabras), hay algunos viejos sabios que afirman que eso es más porque al 2016, que venía a los tumbos, ¡le terminaron mojando la pólvora!

¡Vení pronto 2017!

¡Felicidades para todos!

 

Deja un comentario


*