Ley de bosques: ¿acabarán con el 3% que queda?

Notas

La polémica sobre el proyecto provincial y la defensa del “Montecito” local

 

Casi al mismo tiempo a nivel provincial y local se producían dos resistencias en el mismo sentido: preservar el bosque nativo. Primero, para que no se apruebe el proyecto presentado en la Unicameral que tiende a beneficiar un sector; y segundo, en defensa del algarrobal, terreno colindante a las 400 viviendas. Dialogamos con Luis Tuninetti y Germán Tissera.

Escribe: Mayra Benejam

Cada cinco años en Córdoba se abre el debate sobre la Ley de Bosques la cual  debe proteger el 3% de especies nativas, último reducto que no se ha desmontado y se ubica en el noroeste de la provincia. Mientras una comisión interdisciplinaria trabajaba en un proyecto de ley integral para abarcar más zonas protegidas y limitar el acceso de topadoras para sembrar, apareció el proyecto del legislador Isaac “Cachi” López, el cual es avalado únicamente por  Sociedad Rural y Cartez (Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona). Por presión social de diversas organizaciones sociales, ambientales, científicos, sociedad de pequeños productores, legisladores de la oposición,   se manifestaron en contra, realizaron una audiencia pública, pero todavía no se ha debatido seriamente, estiman que en febrero se retome el tema.

Los ejes de la polémica

El texto del proyecto de ley que estas dos entidades buscan que se apruebe permitiría la reducción de ese 3% que aún no se ha desmontado. En diálogo con Luis Tuninneti, docente de la UNVM en la carrera Lic. en Ambiente y Energías renovables, detalló los puntos más polémicos y peligrosos:

“Impulsa el “cambio de uso de suelo” eufemismo de desmonte.  Cambia la autoridad de aplicación de la Secretaría de Ambiente pasa al ministerio de ciencia y tecnología. Reduce las multas por desmontes. Permite el cambio de uso de suelo en reservas y territorios indígenas. Permite minería en zona roja (la más protegida), eso afectará indirectamente  la absorción de agua por lo que habrá más inundaciones. Permite el desmonte químico con los que se afectarán los ecosistemas y recursos hídricos con agroquímicos. Se bajaría la categoría de conservación de roja a amarilla en más de 1.800.000 hectáreas. Permite el roleo (desmonte del monte bajo) para siembra de pasturas exóticas para ganado con lo cual desaparece el concepto de ecosistema.  Implica un retroceso legal en la protección”.

Tuninetti aseveró que de aprobarse ese proyecto “se perdería prácticamente todo el bosque que queda. Además no se puede legislar para disminuir, lo que se tendría que estar discutiendo es cuánto más se va a proteger, no al revés”.

“El Montecito” en Villa María

La polémica por este espacio verde, devino en que meses atrás se instaló un cartel que decía “Próximamente Loteo” con un número telefónico, pero no mencionaba ninguna empresa desarrollista que lo gestionara, ni se presentó formalmente en el municipio un proyecto de urbanización.  Está zona está ubicada al norte de la calle Tucumán, colindante con el barrio de las 400 viviendas y se caracteriza por ser uno de los pocos pulmones verdes de la ciudad. Contiene especies autóctonas como algarrobos, Espinillos, Chañar, arbustos y enredaderas.

En tanto que el titular del área de Medioambiente y Saneamiento  de la Municipalidad, el geólogo Germán Tissera expresó: “Desde la Municipalidad, cuando nos alertaron del cartel del loteo, empezamos a desarrollar una ordenanza de protección de toda esa área y otras partes de la ciudad. Esa normativa se va a votar en la primera sesión del Concejo Deliberante cuando inicie su actividad”. Destacó que el área protegida es donde está la laguna de retención, una parte se loteó para Procrear, el total son 30 hectáreas.

En este sentido adelantó que se está trabajando con la Universidad Nacional de Villa María para relevar otros sectores de montes, o micro basurales para recategorizarlos, y contó que el municipio pretende “generar un vivero de bosque nativo y un corredor de monte y de fauna en terrenos fiscales de la Provincia en la línea Rivera (de Villa María a Pampayasta, 30km) para forestar”.

Por su parte, con respecto a ley de bosques, Tissera opinó: “Entendemos que no ha sido analizada como debería ser para hacer un proyecto realmente sustentable. Está armada para favorecer un sector”.

El integrante de EcoSitio y docente universitario, Tuninetti, manifestó que el Montecito “es  un área crítica a conservar porque es el último reducto de importancia a nivel local, para educación, para la conservación de las especies y  la absorción del agua. Esperamos que se declare rápidamente esa área de interés público para trabar cualquier proyecto de urbanización en ese espacio. Es un espacio verde que hay que potenciarlo”.

Estudiantes de la carrera de Ambiente de la UNVM le presentaron un proyecto al Intendente para la protección del algarrobal y del Montecito, proponiendo algunas características más sustentables para potenciar  ese espacio a modo educativo.

 

Fotos: Gentileza Villa María Vivo

Deja un comentario


*