Sancor, postales amargas de un gigante caído

La Región

Pozo del Molle

La planta local se encuentra casi desmantelada    

A través de este medio, hace unos tres años atrás, adelantábamos la situación de la empresaSancor en nuestra localidad.En ese momento, los empleados de la planta mollensehabían sido trasladados hacia otros pueblos y ciudades donde Sancor tenía una buena producción. Hoy, a tono con la crisis general que padece, en Pozo del Molle la empresa ha desmantelado casi por completo la fábrica y solo cuenta con dos empleados para su cuidado y seguridad.

Escribe: Ariel Díaz

Las noticias no son alentadoras. El panorama es angustiante. La novedad más cercana es que la empresa Sancor, un ícono surgido del trabajo cooperativo entre tamberos cordobeses y santafesinos, se encuentra en grave estado financiero por lo que busca auxilio con la gestión de un crédito por u$s 450 millones ante un organismo internacional. La firma con sede en Sunchales registra pérdidas por $ 2.421 millones. Y urge una salida para esta crisis que podría ser terminal.

La planta que en una época desplegó todo su potencial productivo en Pozo del Molle es una postal de la desolación. Hace tiempo que no se encuentra activa y en la actualidad solo dos personas se ocupan de realizar tareas de cuidado y seguridad. El resto de los trabajadores tuvo que tomar otras opciones y uno de los caminos fue el de los traslados a otros centros de producción de la empresa.

Crónica de la debacle

La problemática no es nueva, sin embargo la crisis recrudeció en las últimas semanas. Los primeros días de febrero, el vocal titular y miembro del directorio de la firma, Carlos Castro, había pateado el tablero informando a un medio de Sunchales“la semana que bien Sancor cierra, o refinancia, o se vende”.Además, barajó la idea de cerrar dos plantas muy importantes en la estrategia de la cooperativa, una en la localidad de Brinkmann, con más de 140 empleados.

Esta información generó un revuelo muy grande en todo el país, el gigante lechero se estaba poniendo de rodillas.  De manera inmediata, la cooperativa salió al crucedesmintiendo esa realidad que había reflejado Castro.

“Ante declaraciones de un miembro de la Cooperativa, no autorizado a emitirlas, SanCor aclara que las mismas no reflejan la línea de acción que se lleva adelante ni el pensamiento predominante sobre los temas abordados.En este sentido, deja aclarado que sólo los voceros habituales son los únicos a expresarse en nombre de SanCor”, expresó la entidad en un comunicado.

“Adicionalmente, se ratifican los avances de un proceso de reestructuración, y también que cuando existan hechos relevantes sobre la actualidad empresaria, serán dados a conocer por los canales frecuentes”, acotó el mensaje. Pero, la voz de alerta se había encendido mucho más.

El titular del centro  de la industria de lechería, Miguel Paulon, diagnosticó que las fuertes lluvias habrían puesto en jaque a varios tambos de la región, y que le preocupaba en demasía la situación de Sancor. Evidentemente, algo no funcionaba bien en el gigante lechero.De todas maneras, auguró que su directorio buscaría el modo de encarrilar esta situación complicada.

No es para menos la urgencia. Sancorcerró el 2016 con un rojo de 2400 millones de pesos.Pedro Morini, secretario de Lechería de Santa Fe, expresó que “la situación es un tema complejo porque es una de las grandes empresas lácteas de América Latina. A esto se le suma que Santa Fe está produciendo 3 millones menos de litros de leche (hace un año producíamos 8 millones y hoy 5 millones). La falta de leche complica el trabajo”.

Por otro lado, el intendente de Brinkmann ciudad que fuera mencionada por Castro que cerraría su planta allí, ante la preocupación pidió una reunión con el directorio de la empresa. Por ahora, se cree que están trabajando sobre un plan para poder salir de una situación crítica.La mayoría de los empresarios de la región sostienen que van salir de esta turbulencia.

Futuro incierto

Durante muchos años esta empresa estuvo ligada a los gobiernos de turno. Tal es así, que le propiciaron los retiros voluntarios, como aconteció con la planta local. Durante varios años, la firma derivaba leche de otros puntos para generar algún tipo de producción en una planta que estaba prácticamente  desmantelada.

En la actualidad,la planta mollense se encuentra presa de penumbras y fantasmas de un pasado mejor, una muestra del desconcierto generalizado que mostróla empresa durante años y años.

Según pudo conocerse sobre la base de trascendidos extraoficiales, la premisa a seguir es no vender las instalaciones. Algunas versiones, indican que algunos empresarios de la zona se habrían acercado para poder adquirir las instalaciones en nuestra localidad, con resultados negativos.

“Sancor tiene problemas tan grandes y críticos que no sale sino genera una alianza con otra empresa”, manifestó por su parte el titular del gremio Atilra, Héctor Ponce. La búsqueda de soluciones o de una salida decorosa es la intensa tarea que desarrollan desde la empresa. Pero, hoy por hoy, la situación es muy crítica y deja el tendal de postales amargas de este gigante caído que durante décadas fue símbolo de trabajo, producción y calidad.

 

One thought on “Sancor, postales amargas de un gigante caído

  • Lo que no se dice es que a Sancor la saquean desde hace años con los elevados sueldos y honorarios de gerentes y directores, lo que no se dice es que los sueldos, cargas sociales y aportes gremiales son parte de los mayores costos y que esta industria procesa la menor cantidad de litros de leche por empleadoa comparacion de otras empresas grandes del mismo ramo, siempre es la ineficiencia y el costo agentino lo que da vueltalos resultados, como es que los empleados no ofrecieron trabajar lo mismo por un sueldo con una quita del 30% que igual era un gran ingreso personal a efectos de mantener la fuente de trabajo? Nadie sacrifico nada, ahora los intendentes de los pueblos en que hay o habia fabricas se lamentan de los ingresos perdidos y del aumento de sus desocupados, nunca hay que esperar a que sea tarde, de repente la fiesta se acaba y nadie reacciono. Era sabido en todas partes que las industrias lacteas no venian bien, no se pierden asi nomas $ 2.400 millones en un ejercicio, a que jugaban a durar esperando que el gobierno les mande plata como estaban haciendo los del futbol? Ya no se puede mandar mas plata a los desorejados, en plena perdida conseintian y firmaban acuerdos de aumentos de sueldos que sabian que no podian pagar y que comprometian las otras empresas lacteas que trataban de manejarse con mas eficiencia. Aca no puede decirse que era mas plata para la patronal, esto era una cooperativa. ¿cooperativa? habria que ver si es de muchos o de pocos. Cuanto se piensan que va a durar lo que no cierre si sigue el despilfarro?

Deja un comentario


*