El mundo de los juguetes sexuales…

Notas

María José, propietaria de un Sex-shop,  los estigmas de una cultura

Uno de los comercios que se fueron imponiendo a lo largo de la última década y media, al menos en nuestro país, es la venta de juguetes sexuales. Debieron sortear no pocas adversidades  e infinidades de tabúes.  No se los aceptó tan rápidamente.  María José Palma  es la propietaria de  Sex Shopvm Villa María, ubicada en el Paseo de la Villa; posee otro del mismo rubro en Córdoba ciudad. Narra sus experiencias en una materia que aún se reserva muchos  pudores.  Cuenta quiénes apelan a los mismos… El dolor  y placer de las intimidades

Por: M.A

 

María José ingresa en la órbita de accesorios para adultos, lencería, cosmética íntima, cotillón, etc. Hace más de 10 años.  Explica que si bien no es sexóloga, participa en todos los congresos sobre  la materia ya que se les ha otorgado  un permiso especial para  tales exposiciones. “Eso me ha permitido ver también el factor científico. No todo es solo por  placer, varios de estos artículos son destinados a  fines terapéuticos”. “No conocía nada, me tuve que ir haciendo. Una amiga fabricaba ropas eróticas y las exportaba a Chile. Me ofreció su distribución. Comencé a comprar todos los productos  de fábrica. Al principio existe como un pudor hasta que uno lo toma como lo que es, algo normal”

¿¡Los argentinos tenemos prejuicios con esto!?

“Sí. Mucho. Si bien se ha avanzado bastante, estamos lejos del pensamiento de los europeos. Somos prejuiciosos hasta para hablar de sexualidad. Desde hace unos años me convocan  para cumpleaños,  despedidas de solteras, grupos de mujeres que quieren conocer, en  -sí y no es broma- los festejos de divorcios; cumpleaños… Al principio se toma con cierta reticencia hasta que cuando se entiende sus aplicaciones, pasa a mirarse desde otra perspectiva”

¿¡Qué es lo que más se vende; edades de los clientes!?

“Lo más vendido son  los lubricantes que en general es recetado por los médicos; luego la lencería y posteriormente los juguetes sexuales en todas sus variantes.  Los hombres suelen ser más reticentes. Como si se tratase de un adversario. Un accesorio es una enorme ayuda, fundamentalmente  para la previa. Siempre  la mujer  tiene una disposición más lenta para entrar en clima.  Cualquier médico especialista remarca que el stress  es uno de los factoresque  más  afecta al varón. Luego hay enfermedades como la diabetes, hipertensión, problemas circulatorios, cardiológicos,  medicamentos  u otras patologías que  los anulan total o parcialmente en  el funcionamiento.  En el sexo femenino  emergen otras  circunstancias, como lo son los chicos pequeños, el preocuparse por la escuela, por su trabajo… la relación  sexual pasa a un cuarto plano.  Las parejas logran una  buena intimidad apenas  se formalizan y después cuando los hijos ya crecieron y salen solos. Es  en ese momento que estando solos nuevamente deciden romper la rutina y  llegan los aportes de estos juguetes.”

¿¡Quién da el primer paso!?

“Hay mujeres que son más  abiertas  de cabeza, en los inicios son los  gel o cremas para masajes. Siempre en el juego previo. Al principio el hombre expone  su  mayor pudor”

¿Qué es  lo más tabú a la hora de  compra?

“La elección de los vibradores o los macizos (consolador). Eso en Europa no pasa, por el contrario  allá se fomenta el uso de accesorios.  La gente se siente más plena, más calma en cuanto a la excitación y el disfrute. Los hay para ambos sexos”

¿Solicitan de un tamaño que se entiende como normal o los de mayor porte?

 

“En general, una mayoría, lleva una  dimensión normal. Común.  Todo eso va en gusto, obviamente que están aquellos/as  que solicitan los de  mayor tamaño.  Entiendo  que en el pensamiento colectivo se considera  una morbosidad, pero eso se supera luego de usarlo una vez.  Sí, se lleva bastante  aquellos de roce, como una pila pequeña que  no es para penetración, sino de contacto en las partes más erógenas; o  bolitas para relaciones no convencionales,  muchos de éstos se aplican por recomendación  médica. Esto se da en  mujeres que tienen problemas de incontinencia urinaria o prolapso. Esas bolitas ayudan a desarrollar la contracción muscular”.

 

“Contrariamente a lo que se supone quienes menos usan los juguetes son las mujeres solas. Absoluta mayoría, parejas.  Hay  gente que te cuenta sus problemas o sus gustos. Yo siento que soy un oído…  También vuelcan  sus miedos, sus traumas”

“La adquisición no es compleja porque  se puede  solicitar  por mail o  telefónicamente, a la caja (sin apellido)  te  lo lleva un cadete, pagas y se reserva la identidad”. 

“Te encontrás con  mujeres, en general viudas o solteras,  mayores, mucho más de sesenta, que te dicen que jamás en su vida  tuvieron un orgasmo. Y  sienten  la curiosidad de saber qué es ese placer.  Todo es empezar a charlar. He tenido clientes hasta de 80 años”

 

¿En Villa María el comportamiento del cliente es igual que al de Córdoba?

“Si, hoy ya no hay diferencias.   La síntesis, es que el sexo es vitalidad.  Aquella   persona, básicamente en hombres, que  por motivos de enfermedades ya enumeradas   no puede  tener una vida plena,  son afectados   psicológicamente y  no pocos entran en depresión.  Siempre se nos dice que el primer órgano sexual de la mujer es la cabeza.  De allí se va camino al placer… o no. En el hombre juegan otros elementos más complejos. Sin dudas que  estamos ofreciendo alternativas para una sexualidad efectiva y sin culpas. El paso inicial es vencer el pudor…”

 

Deja un comentario


*