El 2×1… ¿¡Otro Bullyng para Macri!?

Entre Café y Café

Hace unos pocos días Laura di Marco autora del libro “M”,
sobre la vida de Mauricio Macri, explicaba desde la pantalla chica que entre otras cuestiones, el Presidente había tenido una niñez no de las más placenteras. En la escuela primaria y adolescencia fue alguien que sufrió bastante el “Bullyng”, palabra que por entonces no existía. Iba a uno de los colegios más costosos de Buenos Aires, solo que se trataba de un italianito con mucho dinero pero sin prosapia ni doble apellido. No pertenecía a ninguna familia patricia. Eso generaba cierto desdén entre sus compañeros de aula. Algo así como un punto para las burlas. Habría sido su amigo Miki Caputo quien intervenía en cada ocasión para poner las cosas en su lugar, piñas mediantes, para defender a Mauricio… 

Por Miguel Andreis

 

Tirar al blanco…
Daría la impresión que Macri continúa sufriendo de Bullyng casi crónicamente. Por parte de sus propios funcionarios; antes fue su padre por años; aliados políticos; referentes de su partido, asesores que le hacen equivocarse de cabo a rabo, como con el tarifazo y largos etcéteras; y últimamente por los actores más encumbrados de la Justicia; y ni hablar de una oposición de la que no se hace cargo absolutamente de nada del descalabro dejado en todos los órdenes. Menos aún asumen la corrupción con la que se despidieron. CFK hace Bullyng cada vez que se refiere a él.
Lo cierto es que “la ley del 2×1 fue nefasta” para el país, para el juego democrático y especialmente para quien le toca gobernar en la actualidad. Es inevitable suponer que (con o sin disposición) La Corte Suprema también se sumó al Bullyng o en todos casos no pensaron en las consecuencias institucionales de tal fallo. Lo real es que todo el peso de semejante decisión de los tres magistrados firmantes terminó siendo políticamente un Cross a la mandíbula del Presidente que si no lo puso en la lona, le dejará tal secuela por largo tiempo.
Elemental diferenciar lo que implica “Lesa humanidad”
Esta ley que no fue pensada en sus orígenes en presos políticos de las Fuerzas Armadas (FF.AA.), de Seguridad y Policiales condenados por delitos de lesa humanidad, los ponía en igualdad de condiciones que los delincuentes comunes. No excluía a aquellos enmarcados en los definidos como Delitos de Lesa Humanidad. Imprescriptibles. En la misma se computaba doble cada día de prisión preventiva y estuvo en vigencia desde 1994 hasta el 2001.
Sus autores y quienes la votaron omitieron incorporarle un dato tan básico que espanta: “NO EXCLUIR en el 2 x1 A AQUELLOS QUE ESTÉN IMPLICADOS EN DELITOS DE LESA HUMANIDAD”. Lo más grave es que pasaron por alto tal “detalle” los legisladores que posteriormente ocuparon dichas bancas… Paradójicamente, por estas horas llegan en carretilla al Congreso cientos de nuevos proyectos reformando lo que aquí señalamos. ¡¡Tarde señores!! El daño está hecho ¿¡Debieron esperar que ocurriera lo que ocurrió para darse cuenta de tremendo error!?
Esto es lo que podría llamarse un Bullyng institucional de un poder que puede dañar alegando libertad de acción. Un ingenuo concepto de lo que es el republicanismo.
No obstante, también habrá que señalar que el Presidente Macri se mueve con una lentitud de reacción que exaspera. Cualquier político de fuste hubiese apelado inmediatamente al recurso de la Cadena Nacional, sin descalificar la acción de la Corte Suprema, respetando su independencia de poderes, explicando al país que no acordaba con tal fallo. Eso, claro, que si de verdad está alejado de lo dictaminado.
Varios de sus hombres salieron a marcar las diferencias con el posicionamiento de los jueces Highton, Rosenkrantz y Rosatti que aprobaron la libertad , del obstetra Luis Muiña, a quien se le comprobó la entrega de 68 bebés recién nacidos. Sus funcionarios podrían o no a salir a fijar una posición, pero políticamente tal enfoque y diferenciamiento ante la ciudadanía le corresponde al Presidente. Es una incumbencia intransferible, a no ser, que tenga otra lectura de la historia del terrorismo de Estado.
Caminar al borde del abismo en plena oscuridad
Estos hombres, otrora uniformados, de omnipotencia absoluta, juzgados por su participación en el genocidio cívico militar de los setenta, deben terminar sus días donde se merecen y así estableció la Justicia luego de un largo desandar de banquillos achatados de seres miserables e interminables acusaciones: EN LA CARCEL.
El Presidente no debe ignorar que hay mil maneras de hacer Bullyng; y también ya debería haber asumido que la ciudadanía que lo votó en su mayoría no quiere asesinos sueltos, pero si corruptos presos. Por el momento esa espera se posterga y si bien tal resorte es potestad indelegable de la Justicia, no aprender a leer la política es transitar un largo camino de abismos en noche cerrada…

Deja un comentario


*