Buscan generar biogás con desechos orgánicos

La Región

Villa Nueva                                                                    

Alumnos del IPET 322, seleccionados por el CONICET

Alumnos del El IPET 322 presentaron la idea de generar biogás a partir de cáscaras de naranja, mediante pasantías realizadas con un productor local de mermeladas.Fueron seleccionados en la convocatoria de “País Ciencia” de la mano del CONICET. El estímulo del organismo es de 20 mil pesos.

Escribe: Carolina Durand

-¿Qué hiciste hoy?

-Pelé naranjas.

El chiste es reiterado entre profesores y estudiantes. Es que un grupo de alumnos de séptimo año del Ipet 322, de las promociones 2016 y 2017de industria alimentaria- especialidad alimentos de los procesos, desarrollaron una propuesta para generar biogás a partir de desechos de cáscaras de naranja.

Las coordinadoras del emprendimiento son las profesoras Karina Gorno, Paula Martínez y Daniela López. “La idea surgió de una necesidad de los alumnos quehacían pasantía en una fábrica de mermelada local. Allí se descartaban las cáscaras de las frutas, principalmente de las naranjas y los desechos orgánicos eran abundantes. Para reaprovecharese desecho industrial y lograr un beneficiosurgió esta idea de trabajar con el biogás”, explicaron.

De poder concretarse las hipótesis trabajadas por los alumnos del séptimo año, se podría abastecer la empresa del propietario de la industria, y así generar su gas para trabajar.

La propuesta

“El año pasado vimos las fuentes eficientes de manejo de energías y el biogás es algo que no se utiliza demasiado. Este campo poco explorado nos incentivó a la investigación de métodos y a su posible generación”, explicó Ana Godoy, una de las estudiantes.

Carlos Maldonado eIsaías Bordini, son compañeros de Ana y han estado años anteriores participando en ferias de ciencia, por lo que tienen conocimientos de cómo se llevan adelante este tipo de proyectos.

Con la docente Martínez, comparten la materia Biotecnología, lo que les permite ahondar en los procesos en base a ensayo y error, para lograr obtener el biogás con los desechos de las naranjas.

“En el laboratorio, como primer intento en la producción del biogás, hicimos un biodigestor, le agregamos cáscaras de naranjas con urea (orina humana) y fueron muchas las pruebas que hicimos, porque se vaciaba la probeta rápidamente. Hubo varias fallas. Actualmente logramos armar el circuito y estamos ala espera de los primeros resultados”, precisaron.

Recorrido del biogás

La docente Gorno dio más detalles. “El biogás ocurre por la fermentación. Sale primero el gas carbono, después el gas metano y hay que darle temperatura para que la fermentación ocurra y se libere el gas.Luego hay que verificar la presencia del gas carbono que ocurre cuando sube por el tubo devidrioque estamos utilizando, se nivela y la misma presión ayuda al gas”.

“Concretamente tenemos un bidón conectado a una escala que hicimos, lleno de agua. Estamos a la esperade que fermenteel desecho orgánico de la naranja, para que se produzca el dióxido de carbono y el gas metano. Conectamos al bidón una probeta de vidrio con un tubo y dejamos un espacio sin agua en la punta de la probeta, para que baje lentamente el nivel de agua y suba el gas. La escala nos ayuda a divisar en qué momento se produce el gas”, describieron Maldonado y Bordini.

Uno de los fallos el comenzar las pruebas fue nohaberle puesto temperatura, por lo que, al no tener los resultados esperados, se decidió agregarlámparasdentro de la cabinapara dar calor y termómetros para ir observando la evolución.

De comprobarse las hipótesis de la obtención de biogás, se llevaría a escala real, el digestor real, con un diseño acorde y sería entregado al empresariode mermeladas. Los $20.000 del CONICET serían destinados para la estructura.

“Son nuevas oportunidades y experiencias. Vamos mejorando a medida que salteamos obstáculos y errores. Saber que se puede ayudar a la comunidad con estas innovaciones tecnológicas es una gran satisfacción”, manifiesta Ana, quien aspira a trabajar en su ciudad como técnica industrial. Carlos se inclina para la medicina e Isaías, si bien no tiene definido a qué se dedicara, sabe que la ciencia, las tecnologías y las innovaciones, podrían estar dentro de sus planes.

Esfuerzo y trabajo

Ana concluyó afirmando: “Con los docentes se trabaja fuertemente la teoría como la práctica. En nuestra institución nos enseñaron que primero hayque ver la fundamentación de lascosas y despuésponerlo en práctica, eso te lleva a analizar que ambos caminos están ligados fuertemente. Es un gran orgullo este reconocimiento, y queremos que la sociedad tome conciencia, que, con inversión en la educación pública, esfuerzo y trabajo, los alumnos del IPET 322 tienen mucho para devolverle a la comunidad”.

La docente Martínez por su parte se mostró satisfecha por la labor realizada. “Me encanta verlos tan motivados. Es un reconocimiento muy importante para la educación pública. En lo personal la satisfacción de crear aprendizaje significativo en los chicos. Estas cosas no se las olvidan más. Y si la hipótesis del proyecto no es viable, la experiencia es independiente del resultado. Esto les ayudará en el día de mañana a resolver problemas en sus vidas, sabiendo que uno puede fracasar y volver a intentarlo”.

“Vamos a volver a participar con ese proyecto en septiembre en la feria deciencias. Por lo que, para esa fecha, ya tendremos el proyecto bastante avanzado y las conclusionesrespectivas. Con estas iniciativas queremos vincular tecnológicamente a la escuela con la comunidad. De esta manera se podría lograr un crecimiento económico y productivo a nivel local” finalizó la profesora Gorno.

Deja un comentario


*