Macri: Entre lo deseable y lo posible

Entre Café y Café

Muchas medidas, gran expectativa, pronostico incierto

 

Mauricio Macri llamó esta semana  a todos los actores sociales del país para la construcción de un foro  de “Unidad nacional”. Lo que no se daba desde el mismo gobierno de Juan Domingo Perón por los setenta.

Los anuncios no aparecen precisamente como un factor para cerrar la grieta en corto plazo. Su discurso emerge  como desafiante  aunque imprescindible.

Tuvo una dureza que la mayoría de la ciudadanía no le conocía. Inquietó a no pocos y despertó  expectativas quizás, algo excesivas. La grabación de las rentas financieras es un viejo anhelo de la izquierda y sectores progresistas que al final vino a instalar un gobierno definido como derecha. 

 

Escribe: Miguel Andreis

Un anhelo que lleva tiempo

Sin respetar el orden cronológico, los empresarios sufrieron las primeras cachetadas: “que vean cómo producir más y no cómo intentar sacarle provecho al Estado”. Argumentos no le faltaban. Luego se zambulló en las tan esperadas reformas como la tributaria, Judicial y previsional. Tuvo claridad de conceptos y fue terminante: “el Estado no tiene dinero para  sacar a Argentina de un pozo cuya profundidad no se conoce con exactitud”. Explicó que precisa del estado parlamentario.  No ignora que más allá de que en las recientes elecciones arrasó, pero aun así  no logró la mayoría en el senado y tampoco en Diputados. Tendrá  que consensuar todos y cada una de las propuesta.  ¿Está el kirchnerismo  dispuesto a consensuar? Macri expuso sobre la necesidad de reformas permanentes. Un anhelo que lleva tiempo en una gran parte de la sociedad. Para eso es preciso el apoyo de propios y ajenos. Todas llevaran sus tiempos  y sus adversidades.

 

Sinceramiento sin antecedentes

Se puede decir que  el lunes se escuchó uno de los discursos más duros y francos que diera un primer mandatario en mucho tiempo.  Fue el primer paso ante de caminar hacia las negociaciones. Somos un país apresurado. Ansioso. Cándidos de lo urgente y eso, lamentablemente nos puede jugar en contra. Por ejemplo,  es preciso que se  explique que una de las temáticas más debatidas en el seno  social como lo es la  reforma previsional,  demandará mucho tiempo para ponerla en marcha. Primero deberá atravesar  en una comisión evaluadora (creada por la ley de reparación histórica). De allí pasará al Congreso. Nada de eso se logrará antes de mediados del 2018. Entonces a explicar para bajar los decibeles deincertidumbre.

Macri en un clima de optimismo político apuntó con las críticas a todos los sectores. Insistió en no ayudar a la confrontación. Racional solicitud. Relacionó sus conceptos con los de CFK aludiendo a dos modelos de hacer política. “Ella necesita agrandar la brecha y nosotros apostamos a que se cierre” reafirmó.  Insistió de desterrar aquello de amigo- enemigo.  La apuesta que esto se alcance es una materia incierto. Es infinitamente superior el número de ciudadanos que desea que vivir en paz. Lo lamentable  es que unos pocos alcanzan para generar zozobra y esos pocos están dispuestos a dar batalla.

 

Cambios apuntados

 

Mauricio Macri repitió “que de la única manera de llevar el país a objetivos más equilibrados es que todos tenemos que ceder un poco”.  Y referenció poner la lupa  sobre el gasto público de los tres poderes. Párrafo aparte para la Justicia donde los magistrados deberán tener que pagar impuestos a las ganancias. Lo que no habría caído bien entre los mismos. Otra porción de la crítica fue para los sindicatos. En el país existen unos tres mil, la gran mayoría de ellos carentes de la personería gremial. El campo económico es uno de los factores que estará en la disputa.  Entre otros de los marcos aludió  a la  transferencia de recursos desde el sector público hacia el sector privado. “Hay reducir la pobreza con la mayor urgencia. Aquí también hacen falta los  consensos básicos”.

Voces del mismo gobierno dan cuenta serán  factores  complicados de revertir ya que  al menos dos de los poderes del estado no se encuentran tan dispuestos a que les  toquen sus intereses. En igual sintonía se hallarían los  gremios.

 

El significado de austeridad

A la hora de abordar contextos de la Provincia, los impuestos y la coparticipación  se volvieron temas álgidos. Habrá que esperar un encuentro más específico. Ya que entre lo que tiene que ceder cada uno, está el bajar cantidad y valores de los impuestos. Achicar los ingresos.  Claro que la temática jubilación sonó a cachetada a los mandamás provinciales. Para decirlo de la manera más simple ninguno, o en todo caso muy pocos, se muestran dispuestos a recortar gastos y bajarle  esa orden a los municipios. Son votos que a fututo se pierden.  Macri en pocas palabras acentuó: “No se puede gastar más de lo que se recauda”. Las miradas se cruzaron inmediatamente. La austeridad es una palabra que los poderosos piden a  la población pero que pocas veces implementan para sí mismos.

“Tenemos que acordar un camino entre Nación y provincias para acercarnos lo más posible al superávit de las cuentas públicas. Y esto no es negociable” subrayó. “Queremos avanzar con un sistema de impuestos más claro, simple y equitativo, que beneficie a la inversión productiva y el empleo”. Anticipando que en esta semana el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, enseñará los lineamientos de los cambios que plantea el Gobierno. “Lamentablemente, tenemos impuestos que ningún país podría sostener. Impuestos demasiado altos, con una distribución poco equitativa y un sistema impositivo complicado y engorroso. La peor distorsión a nuestro sistema es la evasión fiscal”, sostuvo.

La liga de Gobernadores y el PJ no pueden ocultar su desconcierto. Todo hace suponer en contrapartida  que tales anuncios cayeron muy bien en el grueso de la sociedad. Por encima de las intenciones presidenciales, los venideros meses y el próximo año se presagian como de alta virulencia. El problema de Argentina si bien es económico su matriz principal nos muestra que es cultural. Y lo cultural se mueve con la lentitud de los caracoles.

 

 

2 comments

  • Los jubilados seremos castigados .
    ME DESCARTO DE LA REPARACION HISTÓRICA sin embargo me corresponde me niega resarcimiento económico .
    FUE MUCHO PARA POCOS
    PARA MUCHOS NADA .
    Nos anuncia se terminó la movilidad PREVISIONAL los aumentos serán menores y estarán CAMUFLADOS en tres …..al año
    AUSTERIDAD PARA LOS JUBILADOS QUE APORTAMOS PREVISIONALES
    ABUELA DECEPCIONADA ..
    CAMBIEMOS UN ESTAFADOR .

    .

  • Todos los gobiernos de Argentina han gobernado para los ricos. Ahora Macri propone seguir bajando las magras jubilaciones para que los empresarios puedan embolsar más plata, al bajarle los impuestos, y él pueda seguir teniendo fondos para financiar el clientelismo y tratar de seguir en el poder. La solidaridad bien entendida empieza por casa. El Estado debe cumplir su obligación con los jubilados ya que nos obligó a aportar con la promesa de darnos una jubilación digna. Las jubilaciones en Argentina no son dignas. No se pueden bajar. Espero que el Congreso pare este ajuste brutal propuesto por Macri.

Deja un comentario


*