Un tema de “tensa” actualidad El “espejo” de Brasil

Notas

 

JOSE NASELLI    EX TRIBUNO –  VECINO

ÉRAMOS POCOS Y PARIÓ LA ABUELA. Esta expresión (muy utilizada, por cierto) equivale a decir que, por si ya no había suficientes cosas que funcionasen mal hasta el momento, de repente llega otra cosa más grave aún. Desde hace tiempo, se ha instalado en la Argentina, el triste tema de la CORRUPCIÓN DENTRO DE LOS ESTAMENTOS JUDICIALES, especialmente la (real o aparente) protección que algunos magistrados otorgarían, a través de decisiones judiciales teñidas de prevaricato, a DELINCUENTESque utilizan la función pública para enriquecerse, o bien destinan los recursos públicos para financiar las campañas electorales que los perpetúen en el poder. Aunque el concepto cause total repugnancia, de darse una de estas situaciones, el magistrado se convierte en CÓMPLICE del delito que debía investigar.

Y AHORA: BRASILNo hay día en que los medios periodísticos no nos ilustren sobre tenebrosos entramados políticos que alimentan angustiosas sospechas sobre la parcialidad y falta de equidad de distintos magistrados, de distintos fueros, jurisdicciones y grado. Tres ejemplos ilustrativos: a) Las “filtraciones” de escuchas telefónicas, que desnaturalizan las finalidades propias de la investigación judicial que las contiene. b) La sospechosa benevolencia en la figura penal aplicada a empresarios que retuvieron multimillonarias sumas, que habían percibido a título de “agentes de retención fiscal”. c) La morosidad (cuando no la negligencia) en los procesos que involucran a notorios bandoleros de la política, con el riesgo de la extinción de la acción penal. Y ahora, aparecen las noticias que nos llegan desde Brasil sobre el Lavajato, las coimas de Obredetch, el proceso al ex presidente Lula, y las sospechas que salpican al actual presidente Temer. Los sucesos de Brasil han tenido honda repercusión en Argentina. Un ex presidente, con sus alforjas cargadas de popularidad, está preso. ¿Tal imagen, podría repetirse por aquí? Sólo Dios lo sabe…

Y POR CASA ¿CÓMO ANDAMOS? Indudablemente MAL, MUY MAL. Pareciera que los máximos referentes del justicialismo provincial, están calentando motores para prenderse nada menos que en la carrera presidencial del 2019, Y en esos prolegómenos, no reparan en tejer alianzas y más alianzas con todo aquel que les aporte “un puñadode votos”. No interesa el “pedigree”. No interesa que los nuevos “socios” tengan un pasado con mucho que ocultar. Con la excusa de que “tenemos un origen común” cualquier contubernio resulta válido. El anuncio de la eliminación del “fuero anticorrupción” es la confesión pública de un resonante fracaso. Dicho fuero, con jurisdicción en el ámbito de la Capital Provincial, jamás cumplió su objetivo. Conforme leemos en La Voz del Interior, el fuero anticorrupción nunca fue motivo de temor para los funcionarios. sino mas bien UNA GARANTÍA DE IMPUNIDAD, tal como lo demuestra la extensa lista de denuncias de hechos sospechosos que se llevaron a su consideración, y el ridículo resultado obtenido: Un relevamiento demostró que, en 13 años, el fuero apenas había tenido un preso y siete condenas, en su mayoría por hechos insignificantes.

IGUALITO QUE EN SANTIAGO: Villa María no podía ser la excepción. Aquí también la magistratura que debe entender en supuestos hechos de corrupción, JAMÁS FUE MOTIVO DE TEMOR PARA NINGUNO DE LOS FUNCIONARIOS INVOLUCRADOS. De manera sistemática, con una excusa o con otra, en ninguna de las denuncias se procedió a realizar una investigación técnicamente completa y exhaustiva. Muchas solicitudes de investigaciones por eventuales delitos de GUANTE BLANCO fueron cajoneadas de manera inmisericorde, o bien sometidas a verdaderas PARODIAS O SIMULACROS INVESTIGATIVOS, que debían conducir necesariamente al archivo de las actuaciones. Esta evidente DENEGACIÓN DE JUSTICIA, se traduce en una FALTA DE TRANSPARENCIA EN LOS PROCESOS ELECTORALES FUTUROS, ya que si bien, TODOS SOMOS INOCENTES mientras una sentencia judicial firme no diga lo contrario, es evidente que la INACCIÓN JUDICIAL lleva directamente a una situación por la cual TODOS SOMOS UNOS ANGELITOS, y así podemos pasear tranquilamente UNA IMAGEN DE FALSA TRANSPARENCIA, ya que ningún juez termina de aclarar  el origen de ciertos patrimonios, o la supuesta aplicación de dineros públicos a gastos de campaña, o el otorgamiento de concesiones de servicios municipales a empresarios que públicamente apoyan electoralmente al funcionario concedente, o se haya consentido que ciertos funcionarios no hayan jamás rendido cuentas de los dineros confiados a su administración, o que se haya mentido en las respuestas a los organismos de control respecto al manejo de fondos, y UN LARGO ETCÉTERA que llenaría el espacio completo de la presente edición periodística

Deja un comentario


*