Florería Jardín Balear Pons: Relatos de un oficio que se llevó el tiempo

Notas digitales

Ritos que se escapan de las tradiciones

Hugo y Lucy Pons  están en la cocina de su casa de Avenida Centenario 876 viendo televisión y tomando mates amargos. Juntos repasan una historia que nace a partir de la inmigración  y que se asienta en el comercio de las flores, desde las más caseras hasta la elaboración de trabajos complejos como coronas y ramos de novias.

 

Escribe: María Victoria Borghello

 

¿Cuál es elorigen de esta florería?

Hugo: Mi viejo tenía un campo en Villa Nueva, sembraba dalias, margaritas, juncos, flores que uno puede tener en su patio,e iban de esta cuadra a comprar para revender. Después mi papá estableció la primera florería de Villa María en México 254. Le puso de nombre Jardín Balear por que el era originario de ahí.  Más tarde se abrió la florería Beltrami. Cuando falleció mi papá, cerca del año 67, mi mamá quiso abrir un quiosco de flores acá en la Avenida Centenario y antes de casarnos ya empezamos a construir y a trabajar, pero la tradición de las flores siempre estuvo en la familia, mi abuela venía todos los lunes con los canastos, porque antes los días lunes era el día de los difuntos…

 

¿Qué tipos de flores vendíanentonces? 

Lucy: Claveles, gladiolos, crisantemos, San Vicentes, rosas, rosas caseras, San Vicentes caseros del patio… El gladiolo es una flor que  ya no se ve más, porque en su lugar plantaron soja, porque cada flor es una vara que crece  de una papa y para que florezca  hay que esperar hasta el año siguiente, entonces lo reemplazaron.

Si conseguimos uno, no se vende porque la gente no lo compra, ademásde que vienen muy caros. Entonces nosotros, ni nadie de la cuadra los trae porque hay que tirarlos.

 

En la actualidad la florería Pons se dedica exclusivamente a la comercialización de flores naturales tales como el clavel, montonera y crisantemo y algunas de telas, pero hubo una época en la que abarcaban todos los trabajos del rubro. Realizaban coronas, por ejemplo, para casa Itatí o para los pueblos de la región. Lucy recuerda que Hugo pasó muchas noches casi sin dormir en las que se dirigía hacia su otro trabajo (trabajaba en el correo), por terminar la cantidad de encargues que tenían.

 

Hugo: Había que preparar  todas las coronas porque venía el comisionista y se las llevaba  a los pueblos. Armarlas no era sencillo, había que ponerle las enaguas, hidratar las flores, y después colocarlas en la base, llevaba mucho tiempo.

Lucy:También eventos con las escuelas, que entregaban flores en las graduaciones después porque el numero de matricula también creció  y es difícil organizar una flor para cada chico, las escuelas grandes ya dejaron de entregarlas. Hace poco fui a un acto de colación y si bien nosotros ya habíamos dejado de trabajar con ese tipo de acontecimiento, al no ver la flor, sentí una sensación fea. No me gustó el acto, no me gustó que faltara la flor.

En Argentinael 2 de Noviembre es el día de los fieles difuntos¿Cómo cambio ese día a través de los años? 

Lucy:Antes cortaban la calle porque se llenaba de gente. Era un día feriado entonces muchas personas podían venir, pero en la actualidad  ya ni se conoce entre la gente joven esa fecha, viene más que nada gente mayor.

Hugo:Era un día sagrado, las mujeres deantes se hacían coser vestidos exclusivamente para esa fecha.

¿Durante los días de semana, cómo es el movimiento alrededor del cementerio?

Lucy:Poco. La gente viene sábado y domingo. Son los días en los que nosotros podemos vender una buena cantidad.  La gente nos compra porque somos los que quedamos desde hacemás tiempo acá en la cuadra.

Hugo asiente con la cabeza a las palabras de su mujer, mientras pasa un mate y lanza una frase que queda resonando en la cocina: “Cuando se termine esta camada, esta actividad, estoy seguro que va a desaparecer”.

 

Juntos relatan que en la Avenida Centenario muchas cosas cambiaron, que solía haber hasta 7 florerías trabajando de manera conjunta, y hasta rememoran que en la ciudad el negocio funcionaba lo suficientemente bien como para que hubiera un depósito de flores. “…la flor que te faltaba la conseguías ahí,   si no había pasado el viajante te abastecías pero eso también cerró. Era de la señora Lidia Chiaramelo, estaba ubicado en la calle 9 de julio al 600”.

 

En relación a la sepultura también hay costumbres que están cambiando, ¿Qué modificaciones notan ustedes?

Lucy:La opción de optar por la cremación, hoy se la elige mucho.Además se modificaron las horas de duración del velatorio,ahora cierran durante la noche, antes se acostumbraba a pasar la noche, duraban dos días en las salas, o se hacían en casas particulares.Hoy no, algunas horas y los sepultan.

Hugo: Tampoco se ven más los cortejos de muchos autos, tiene que ser alguien muy conocido para que lo acompañe mucha gente. Solo pasan los autos de la cochería y uno o dos más de algún familiar. Las personas dicen que como los velorios ahora son tan cortos, no se alcanzan a enterar.

Lucy:La gente solía venir al cementerio antes en familia, abrían los panteones, traían las sillas y se quedaban toda la tarde, quizás te estoy hablando de 40 años atrás. Eso era algo religioso.

La gente joven hoy viene pero es poca, suelen venir al principio de la pérdida del ser querido, por ejemplo el padre o la madre, pero con el tiempo ya no los ves más.

Deja un comentario


*