Villa Nueva: “Bombero se nace, no se hace”

Notas

Jorge Prado,bombero retirado, a un año de dejar su segundo hogar.

Una de las instituciones más respetadas festejó su día el pasado sábado. La ciudad hace 17 años que tiene cuartel de bomberos propio y Jorge Prado cumplió un año de retiro. Fue el primer bombero retirado de la ciudad: lo hizo como tercer jefe y abanderando de la institución.

Escribe: Carolina Durand

Existen muchas instituciones y organizaciones cuya labor representa el compromiso hacia la comunidad, la solidaridad para con el prójimo, pero la institución de bomberos voluntarios es la de mayor envergadura por su compromiso activo y desinteresado en ayudar a la comunidad de manera no remunerativa, sino por mera vocación de servicio y ayuda.

Son los primeros en llegar a socorrer a quien necesite de ellos, sin importar si es joven o anciano, hombre, mujer, o un caballo caído en un pozo. Conocen a la perfección el trabajo de equipo y los valores de solidaridad, compromiso y confianza por el que tienen a la para en un rescate o un incendio. Estos son algunos de los pilares que sostienen la institución.

Jorge Prado actualmente tiene 61 años e ingresó a los bomberos voluntarios a sus 30 años en la institución de Villa María, estuvo 25 años en servicio y sus últimos años fue parte del cuartel local. Dejó su segundo hogar el 2 de junio del 2017 y llegó a ser tercer jefe y abanderado de la institución. La sede local es nueva, solo tiene 17 años y 40 bomberos, mientras que la de Villa Maria tiene 67 años de ejercicio y cuenta con 120. Prado, en paralelo tenía un taller mecánico, en el cual trabaja hoy en día junto a su hijo Guillermo quien desde hace 2 años ingresó también a bomberos.

“Ser bombero se nace, no se hace. Uno sacrifica muchas cosas, pero elige y prioriza el servicio a los demás por una necesidad de vocación. Los bomberos no somos rentables por lo que no es un trabajo forzado que permite pagar un alquiler y por eso estamos obligados a cumplir”, expresó Prado

Luego de su retiro, él pudo quedarse un año mas en el cuartel, pero por diferencias con el jefe de bomberos actual, Henrry Mandaio, en 2017 se retiró definitivamente.

“Siempre veía a los bomberos salir disparando, tras el ruido de la sirena y verlos colgados de los camiones, con sus trajes, siempre llamó mi atención. Los respetaba. Una vez, un amigo, Gerardo Maldonado, que el estaba dentro, me invitó a conocer y, una vez que entré al cuartel, no quise irme nunca más. Hice el curso 2 años y así empecé. Pasaban horas y horas porque no sólo era bombero, sino que, por mi profesión, hacía la mecánica de los camiones” explicó detenidamente el ex bombero.

La primera salida

También recordó entre risas y suspiros su primera salida, “fue en la unidad 2, en un viejo Ford y nos dirigimos a una fábrica local de leche de cuajo […] fuimos 5 bomberos y pudimos tirar agua porque era controlable. Es fue mi primera experiencia, sonó la alarma y había que alistarse, buscar el equipo y salir a la acción”.

Un bombero atraviesa muchas cosas dentro de la institución; si bien genera confianza y vínculos con sus compañeros (ya que un bombero jamás puede salir del cuartel solo), también te enfrentas a muchos peligros que se mezclan con la vida personal y el cansancio laboral. Elos, al ser voluntarios no cobran por su labor, sino que además de sus horas en el servicio tienen su trabajo por fuera del cuartel. Es por éstas circunstancias, que Prado, por los años en ejercicio, de hecho, es el único bombero retirado con los 25 años de trayectoria. Además, subrayó la importancia de que se tenga un psicólogo en el cuartel.

“Estamos expuestos no solo a situaciones de rescate y de peligro para nosotros y los demás, también somos los primeros que llegamos a un lugar y nos encontramos con los accidentados, o con personas fallecidas, niños y todo eso debe ser tratado con posterioridad para que no le afecte a un bombero en lo personal” dijo, firmemente. Y agregó: “ los niños eran mi debilidad. Una vez, en agosto hace 15 años, un niño de 8 años estaba pescando y se cayó al canal, lo encontramos en el puente Alberdi y hubo que esperar a que llegue el fiscal, contener a la familia que no puede acercarse… no es tan fácil estar en la piel del bombero. Y… después de enfrentarte a estas situaciones, un psicólogo permitiría que los bomberos canalicen hechos de este tipo”, asevero

Coleccionista de historias

Del baúl de recuerdos – por tantos años de servicio – Jorge recordó un incendio en Tío Pujio en la ex Paulina. El mismo comenzó a las 10 de la mañana y termino a las 22  del otro día. “Ese día se trabajó muchísimo, nos turnábamos para ir a combatirlo; se sentía el cansancio, las ganas de que se termine y que no pase a mayores. (Finalmente) con un día y medio de trabajo, se pudo sofocar”.

Uno de los accidentes que marcó su trabajo y que aún queda en su memoria como si hubiese ocurrido ayer fue un grave accidente ocurrido en el puente Andino. En dicha ocasión dos vehículos “chocaron de frente: un auto y una chata. En la chata había un cargamento importante de zapatos. El hombre y la mujer fallecieron en el acto y atrás, cuando nos acercamos al siniestro, había dos criaturas, en shock. Eran un niño de 8 y una niña de 10. Oriundos éstos de Santiago del Estero.  Junto a ellos se encontraba un maletín con 30 mil dólares”. Narraba el servidor público con la memoria intacta. “Había que esperar que llegue una tía a buscarlos y la decisión con esos niños fue llevármelos mi casa. Estuvieron un día y medio hasta que llegó su familia, entregamos los niños, el maletín y hubo que contener toda esa situación tras la muerte de los padres de los niños. Estas son las cosas que a veces no se ven y (con las que) que nosotros lidiamos a diario”.

Mas alla de no estar en servicio, la dedicación y el compromiso  siguen intactos. Es por ello que estaría entre sus planes formar parte de la próxima comisión de bomberos y ya tendria parte de la gente que lo acompañaria. “No me interesa ser presidente, hay mucha gente capacitada para ello. Pero ser parte de la comision permite que uno que ha estado del otro lado sepa que le hacen falta (en cuanto a) equipamiento, atencion, recursos, etcétera” finalizó.

 

Deja un comentario


*