Pedidos de informes: en soledad y sin respuestas

Notas

Los concejales de la oposición y la relación con el Ejecutivo

 

El bloque Juntos por Villa María está conformado por cinco concejales de tres espacios políticos diferentes. Dos radicales, dos del PRO y uno del Frente Cívico. Desde su asunción se repite un modus operandi: varios de los pedidos de informes y de los proyectos presentados llevan la firma de un solo edil o de dos de la misma fuerza política, en vez de ser suscriptos por el bloque en su conjunto. Las razones según los propios legisladores de la oposición. Críticas al Ejecutivo por no responder las solicitudes elevadas.

 

Escribe: Germán Giacchero

 

A título personal. Así son presentados muchos de los pedidos de informes elevados el Ejecutivo municipal por los concejales opositores del bloque Juntos por Villa María. El radical Gustavo Bustamante y la representante del Frente Cívico GiseleMachicado suelen firmar en soledad.

En otros casos frecuentes, estas solicitudes avaladas por la Carta Orgánica son suscriptas por dos ediles del mismo palo, es decir, pertenecientes a la misma fuerza política. El propio Bustamante y su compañera de bancada Nora Landart recurren a esta modalidad. Lo mismo vale en algunos casos para los integrantes del PRO Karina Bruno y Omar Coutsiers. En otras ocasiones, las mujeres del grupo hacen rancho aparte y se muestran como las caras visibles en algunos asuntos.

Algo similar ocurre con la presentación de proyectos de ordenanza o de resolución, cuando aparecen con la firma de un solo concejal o el sello de un espacio político en vez del bloque en su conjunto.

Este modo de trabajo se viene repitiendo desde diciembre de 2015. Cualquier observador de estas circunstancias se interrogaría con sentido común acerca de esta forma de operar. ¿No tendrían más fuerza, solidez y jerarquía los pedidos de informes y los proyectos legislativos si aparecieron con las firmas de todos los miembros del bloque en vez de solo uno o dos de ellos?

 

Sin respuestas

 

La mayoría de los concejales de Juntos por Villa María reconoció esta situación, aunque descartaron que tenga alguna incidencia en el resultado esperado.

En el caso de los pedidos de informes, por ejemplo, sostienen que es indistinto si van firmados por un solo edil o por todo el bloque. “El Ejecutivo no contesta casi nunca”, es la conclusión de los tres concejales que respondieron por separado las consultas de EL REGIONAL.

“Hacerlo de manera individual o en conjunto, no cambia en absolutamente nada en relación con la respuesta del Ejecutivo. Si no quiere contestar no lo hace, como ocurre en el 90% de los casos. Pero, es un gran error del gobierno municipal no contestar los pedidos de informes”, analizó Bustamante.

“Como oposición somos muy críticos, ya que la mayoría de los pedidos de informes no son respondidos, a pesar de la obligación que tienen de hacerlo los funcionarios públicos”, remarcó Machicado por su parte.

Las quejas y los reclamos de la oposición no son novedosos. La ausencia de respuestas no es una práctica exclusiva de la gestión del intendente Martín Gill. Es una desafortunada experiencia que el oficialismo arrastra desde las prolongadas épocas del accastellismo en el poder. Aun cuando por ley se ven exigidos a ofrecer las contestaciones necesarias.

 

Unidos en lo importante

 

“Es cierto, no siempre enviamos los pedidos de informes a otros funcionarios en forma conjunta. Sí corresponde aclarar que la mayoría de las veces lo hacemos en equipo. Y esto no representa un obstáculo para el trabajo cotidiano”, evaluó Landart.

Los concejales coincidieron en señalar que esta realidad se corresponde con dos facetas de la labor legislativa: una más habitual y personal, relacionada con “caminar la calle” y estar en contacto con las necesidades y problemáticas de los vecinos,de donde surgen más las iniciativas individuales o partidistas; y otra más vinculada con cuestiones políticas centrales o temáticas relevantes, donde el bloque se muestra a pleno.

“Cada uno de los concejales y los espacios solemos tener preocupaciones y prioridades de agenda diferentes. Pero, en general, todos los temas que tienen que ver con cuestiones graves, delicadas o con presunción de delitos o irregularidades, los hacemos de manera conjunta”, continuó la edil radical.

“Hay temáticas que son políticas de estado, como el tránsito y salud, que son presentadas en bloque, como los casos de citar a secretarios municipales a dar explicaciones. Las presentaciones individuales surgen de los recorridos y el contacto con los vecinos que realiza cada concejal.Pero, el bloque en conjunto apoya todos los proyectos más allá de quien los firme”, acotó Bustamante.

“La tarea diaria hace que un concejal llegue a realizar un pedido de informes de manera personal y también es válido. Es claro y correcto que a veces si tuvieran la firma de todos los integrantes del bloque tendrían más fuerza. Pero, hay muchos pedidos e interpelaciones a funcionarios públicos que los hacemos el conjunto de los concejales”, explicitó Machicado.

Los miembros de la bancada opositora concordaron con que este lineamiento también vale para los proyectos de ordenanza o resolución.“A los proyectos sustantivos y relevantes los hacemos en forma conjunta”, aclaró Landart. “Es una práctica del bloque Juntos Por Villa María suscribir en forma conjunta proyectos o pedidos de temas de gran importancia”, aportó su par del Frente Cívico.

Más allá de sus argumentos, el hecho de cortarse solo o trabajar con el compañero más cercano podría revelar fisuras en la convivencia. “Hacer una presentación individual o por partidos políticos no revela un enfriamiento en las relaciones o un distanciamiento dentro del bloque. Si surgen diferencias, yo las planteo de frente”, expresó Bustamante.

Para Machicado, en tanto, “las diferencias no se observan en la suscripción de proyectos o pedidos de informe que buscan solucionar problemas de los vecinos, sino, a lo mejor, en la forma de votar algunos temas como presupuesto y tarifaria”.

 

Foto: Gentileza Villa Maria Ya!

Deja un comentario


*