La “unidad” del peronismo

Notas

Escribe: José Naselli (Ex Tribuno – Vecino)

¿CONDENADOS AL ÉXITO? Quienes fueron ungidos con el carisma del liderazgo, han sabido acuñar frases o breves locuciones literarias, que condensan las aspiraciones de las masas y sirven para soliviantarlas. La historia ha demostrado que en general, esos eslóganes JAMÁS SE COMPADECIERON CON LA REALIDAD QUE PROMETÍAN. Expresiones como: “El Reich de los mil años” de Hitler, o “La dictadura del proletariado” de Marx, podrían tener su correlato en cada uno de los estamentos que nos gobernaron, ya sean civiles o militares. No puedo dejar de recordar un lema que hoy huele a burla cruel y sangrienta: El “Síganme, que no los voy a defraudar” de Menem. Y para coronar esta síntesis, evocaré la irónica frase de Duhalde: “La Argentina es un país condenado al éxito”, un imaginativo y mentiroso “cliché” que bien podría traducirse como: “La Argentina es un país condenado A LA CORRUPCIÓN”.

TODOS UNIDOS TRIUNFAREMOS: La historia nos cuenta de muchas batallas que, cuando parecían ya decididas, por circunstancias casi inesperadas, de una segura derrota, devenían en un inesperado triunfo. En la historia electoral de la Argentina reciente, estos ejemplos abundan, incluso, contra los pronósticos de encuestadores convertidos en mercenarios agoreros. Y en estos precisos momentos, alentados por la inepcia oficialista en materia económica, quienes hasta hace días se lamentaban, poseídos por el síndrome del nido perdido, hoy paladean, con la fruición del tigre frente a su presa, las perspectivas de un retorno casi milagroso por lo inesperado. Me refiero concretamente a algunos dirigentes que se encasillan a sí mismos como “peronistas”, aunque sus actitudes personales y sus concepciones ideológicas DISTAN EN REALIDAD “AÑOS LUZ” de la doctrina justicialista forjada por Juan Perón, y a los que habría que definir como meros “OPORTUNISTAS”, que trafican con el sufrimiento humano para mantener sus privilegios burocráticos, y enriquecer sus bolsillos con las coimas y los sobornoshijos de la impunidad judicial. Son los que pontifican que la única perspectiva que tienen para recuperar los sitiales perdidos, o mantener los que aún perduran, es concurrir a la compulsa electoral del año que viene, en un esquema de UNIDAD electoral, aunque en realidad, el único elemento en el que confluyen es la CONQUISTA DEL PODER, ya que la disgregación, las rupturas internas, el cisma y las discordias permanentes, han caracterizado a este conglomerado que ha sido determinante en la vida del país desde hace 70 años a la fecha.

LOS “SALVADORES” DE LA PATRIA. Asistimos hoy a un espectáculo que, de no ser tan trágico, podría adjetivarse como cómico. Todos clamanpor la UNIDAD. Pero ninguno, absolutamente ninguno de los que transitan ese esquema: (federales, dialoguistas, massistas, marxistas, revolucionarios, camporistas, piqueteros, del Papa Francisco, del cuaderno, del helicóptero, revoleadores de bolsos, de la justicia legítima e ilegítima, batayones militantes, moyanistas, adolfistas, y un larguísimo etc. etc.) a ninguno de ellos, (insisto, a ninguno) le he escuchado decir una sola palabra (insisto, ni una sola) sobre el dantesco espectáculo del SAQUEO ORGANIZADO Y METÓDICO DE LAS ARCAS DEL ESTADO, perpetrado y dirigido DESDE LOS MAS ALTOS ESTAMENTOS DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA, con la complicidad (y muchas veces colaboración) de las instituciones concebidas como guardianes de la ley (JUSTICIA – FUERZAS DEL ORDEN – ORGANISMOS DE CONTROL) y de elementos marginales de corporaciones que hacen al esquema básico del sistema económico y laboral (EMPRESARIADO Y GREMIALISTAS). Resulta impresionante el descarado SILENCIO de decenas y decenas de dirigentes que se aprestan a recuperar el poder perdido, frente a esta realidad que abruma. Si ese silencio no es COMPLICIDAD, que alguien me explique qué otro significado encierra.

DONDE HUBO FUEGO… Ya hace siglos, Maquiavelo, ilustrado maestro del “arte de la política”, desvinculaba a la misma de toda concepción moral. Para él, la política era el ARTE DE CONQUISTAR Y MANETENER EL PODER POR CUALQUIER MEDIO. Aunque dichos medios, fueran inmorales o perversos. Del mismo modo, estos oportunistas (disfrazados de peronistas) han resultado discípulos dilectos de Maquiavelo. TODO VALE PARA LOGRAR EL PODER y mantenerse en él. Incluso para reconquistarlo. Por ejemplo, CONTEMPORIZAR CON LOS CORRUPTOS, ignorando sus fechorías, tratando de ALIARSE A LOS MISMOS, aunque en su fuero íntimo saben que están tratando con DELINCUENTES, con la ESCORIA de la sociedad. Si esta concepción de la política tendrá o no tendrá éxito en las próximas consultas electorales, sólo lo podrán anticipar los profetas, si es que los hay. Dicen que “DONDE HUBO FUEGO, CENIZAS QUEDAN”. Sobre esas cenizas, esta dirigencia de “la unidad” especula con la posibilidad de que el fuego se reavive, y arda nuevamente. Pero ¡cuidado!El mismo refrán es susceptible de otra interpretación. AUNQUE LOS ACTOS ILÍCITOS SE HAGAN DE FORMA OCULTA, SIEMPRE QUEDA ALGÚN RASTRO QUE LOS PONDRÁ, TEMPRANO O TARDE, AL DESCUBIERTO.

 

 

 

 

Deja un comentario


*