Adiós a Ramón Campodónico, periodista y militante político apasionado

Notas

 

El “Negro” hace su “Utopía” desde el cielo

 

A los 74 años de edad y tras padecer una larga enfermedad, falleció en la madrugada del miércoles 3 de octubre en Villa María, Ramón Guido Campodónico. Periodista, analista y militante político del justicialismo, su vida pública y su labor profesional estuvieron marcadas por un estilo frontal, polémico y apasionado. Integró durante algunos años el equipo de redacción de nuestro semanario. Nuestro acompañamiento a su familia en este momento de dolor compartido.

 

Ramón “Negro” Campodónico fue mucho más que el tipo serio, de gesto adusto, confrontador, polémico, frontal, visceral y apasionado que el público conocía a través de “Utopía”, el programa radial en LV28 Radio Villa María, que encabezó durante años y que también tenía una versión televisiva por el Canal Mirate.

Durante algunos años, su espíritu inquieto también se manifestó a través del trazo de su pluma en una columna semanal en EL REGIONAL. Los hechos y personajes políticos de la actualidad fueron analizados con agudeza y con su particular mirada de la realidad.

Sin matices, como en sus opiniones y monólogos políticos, este viejo militante peronista supo ganarse el afecto de quienes lo admiraban y acompañaban su pensamiento, como la distancia de quienes no concordaban con sus dichos y puntos de vista.

También fue mucho más que las actividades y oficios que acusaba su extenso currículum. Periodista, diplomado en análisis político, analista, expropietario de la pionera FM Río, conductor de diversas propuestas radiales y televisivas, de las cuales sobresalió “Utopía”, que tuvo sus formatos en radio y televisión. Solo por mencionar algunos de los pasos dados en su ejercicio profesional.

El “Negro” era una persona leal, simple, sincera y, aunque no siempre lo demostrara, sensible. Una sensibilidad que tenía su faceta social, la cual lo llevó a comprometerse con la causa política que abrazó hasta el final de sus días, pero también un matiz más personal, más cotidiano, más humano. Y, más allá de todo, era un tipo alegre, demostrado en su sonrisa y sus carcajadas, que hacía un gran culto de la amistad y el afecto por la familia.

Precisamente en las imágenes que pueblan su cuenta en Facebook –aunque en un principio se resistía a los avances de la tecnología- aparecen los rostros de sus seres queridos, hijos, nietos, padres, entre otros. Y los mensajes de acompañamiento de quienes lo querían y cuidaban.

El 17 de mayo fue la fecha de la última publicación en la red social. Era un mensaje de agradecimiento por el apoyo recibido por su delicado estado de salud. Y también un texto que transmitía el deseo de volver a la faena periodística y sus “muchas ganas de estar frente al micrófono en estos momentos tan delicados de nuestro país”.

Ahora, la “Utopía” seguirá sonando.Pero esta vez desde el cielo.

 

Tus compañeros de El Regional

 

——————————————-

Abrazo eterno querido “Negro”

 

Semana de idas sin regresos. El dolor de la ausencia y vacíos de eternidad. El miércoles 3 fue un día de sol. La partida era inevitable. Ni así perdiste el humor. Fue larga la última charla. Ambos sabíamos del afecto mutuo, aunque la realidad nos corrió el telón, no los sentimientos. Quedó pendiente la última cena. Olvidé que ibas a cocinar. “Colorado no llegó hasta la orilla del charco, igualmente lo intentaremos…” Hablabas con los ojos iluminados cuando te referías a tus hijos y mucho más a tus nietos.

Ramón Guido llegó a nuestra Redacción a los pocos meses de haber puesto EL REGIONAL en la calle. Pediste hacer la región. Disfrutabas el contacto con los intendentes y la gente de los pueblos. Siempre presente tu querido Los Zorros. Café y largas charlas. Anécdotas desopilantes.  No recuerdo cuantos años compartimos los sueños del periodismo, los suficientes para que la siembra de la amistad se alimentara cada día.   Las discusiones políticas.  Las luchas de la juventud con un peronismo que era como tu Biblia. Luego vino la televisión y programas inolvidables. Mirá que paradoja, el turco Baysre, otro del cuarteto se fue hace horas nomás. Miguel Ángel Juan, con esos debates de jocosidad sin fin… Le habíamos puesto “Entre café y café”. Por allí pasaron grandes figuras de todos los órdenes. Hubo otras propuestas televisivas con Miguel Veglia. Más tarde llegaste con tu “Utopía” en radio, la Río, y tantas más que se fueron sumando a tu recorrido comunicacional. Soñabas con llegar a la LV 28. Y esa Utopía cobró dimensión en la pantalla de Mirate.

Todavía me vibra aquel último encuentro en el Marañón de semanas pasadas. O esas llamadas telefónicas de los últimos días, donde el interior se sinceraba y le ponía candado a las gargantas. No claudicaste con tu pensamiento. El valor de las convicciones, estaban intactos.

Repaso aquellas largas charlas sobre el importe de lo existencial y lo que hay más allá. Si es que lo hay.

No sé qué caminos habrás tomado. Uno se vuelve liviano y la mirada, imagino, se conforma en un océano donde el agua no moja. Ves a todos de arriba.

Te comprometiste con la lucha. Con la que te identificabas. Hasta las horas de esfuerzo supremo para que las palabras brotaran, seguiste.

Duele decir adiós. En ocasiones es inevitable. Atrás quedarán mil vivencias compartidas. Tu ingenioso humor y los debates de improntas sin maquillajes.

 

Que el abrazo alcance la dimensión más allá de lo terrenal. Y las palabras se conformen en una simbología de los caminos que uno elige. Es lo que deseo amigo.

 

Chau Negro, que la amistad, el afecto y el compañerismo se mantenga inalterable a los tiempos con sol, como te gustaba simbolizar.

 

Estimado, siempre hay calendarios para un regreso que nos vuelva a unir. Las incertidumbres de lo que desconocemos no nos riega la esperanza. Abrazos con los latidos que toman formas de cariños viscerales…

 

Hasta siempre amigo

Miguel

 

 

Deja un comentario


*