Triunfo de Bolsonaro: ¿¡El cisne negro en Brasil!?

Nota de Tapa, Notas

El mundo se sorprendía el pasado domingo con el triunfo, en la primera fase del ballotage, del ultraderechista Jair Bolsonaro. El 46% de un hombre que representaba el antisistema rebotaba en todos los idiomas. En Argentina nos preguntábamos si tal resultado no tendría vibraciones en nuestro país. Más aún, no faltan quienes sospechan que esto habría despertado el tan temido (en política) Cisne Negro. Es decir, las sorpresas. Improntas inesperadas.  Macri se mirada sorprendido con su gente. No había rictus de alegría.

 

Escribe: Miguel Andreis

El 28 de octubre se sabrá en la segunda vuelta si Bolsonaro será el próximo presidente brasileño. No faltan los que dicen que el Cisne Negro llegó apuñalado, con las plumas ensangrentadas y una concepción ideológica que preocupa. No obstante, ese pensamiento es el mismo del pueblo. Solo le falta cuatro puntos para alcanzar el sueño de lo mano dura. Creen que moderará su discurso. Su salud no es buena. Todo hace suponer que arribará sin demasiada oposición al 50% más uno.

 

El PT y su llanto

El pollo de Lula, Fernando Haddad, también el elegido en nuestro país por CFK, no llenó ninguna urna. Todo se les vuelve una utopía en dar vuelta lo que aconteció en los comicios pasados. El 20% de los habilitados no concurrieron a los cuartos oscuros.  Desde el PT, partido que sacó a millones de la pobreza, haydos palabras que no quieren pronunciar: corrupción y Odebrecht. Lula, el obrero que teníamos como ejemplo de compromiso social, terminó siendo llevado a la ciénaga del poder maldito. Ya nada fue igual. Pocas cosas se vuelven alfileres envenenadas como la decepción. Precisamente ese pueblo que se aferró al PT por años, sintió que millones de aceros se le incrustaban en su cuerpo. La revancha era olvidarlos en las urnas. Y se olvidaron. A las dos palabras impronunciables por los socialistas se le sumaban crisis y desocupación. La derecha o izquierda en este nuevo modelo de mundo que se va conformando en occidente u oriente, tiene cierto grado de mimetización. Sean Fascistas; Salinista, populistas, liberaleso nazistas, no se diferencia demasiado cuando los platosvacíos se confunden en diferentes idiomas mientras lo que están en el poder, se muestran obscena e impúdicamente más ricos. Más impunes. Rapaces insaciables. No se podrá negar que hay parecidos con nuestro país…

 

¿¡Otra grieta!?

La izquierda sintió el golpe en la línea de flotación. Brasil quedará en una grieta, con una economía lejos de la de otros tiempos y una inseguridad que, bajo los parámetros ideológicos de Jair Bolsonaro, será combatida a puro plomo.

Aseguran que Lula al conocer los resultados Sollozó. Fueron millones los que conocieron otra vida mientras él gobernó. En el fondo debió percibir que la traición le doblaba los huesos. Es que el pueblo brasileño, como el nuestro está hastiado hasta lo inconcebible entre la corrupción, la impunidad y laineptitud. La incompetencia del actual gobierno sobrepasa largamente la decepción.

 

Cuando se olvidan de la moral

El PT deberá hacer memoria y comprender que todo lo prometido, como que iba a dar lucha a la corrupción, a la impunidad, a una Justicia deficitaria; le apareció el “mensa lao”. Es decir, el dinero que mensualmente entregaban el empresariado a los parlamentarios para que sacaran leyes que los favorecían. Ni hablar de los miles de millones de dólares arrancados de Petrobras o los putrefactos negociados con el Estado de Odebrecht.

Por el momento Bolsonaro tiene cientos de acusaciones por su ideología que no la oculta para nada, sino que por el contrario las resalta. Ninguna reprobación por corrupción. Tal vez haya sido lo que la gente esperaba. Los relatos “Petistas” se transformaron en miles de fojas descansando en los anaqueles de la Justicia.

No se destaca por su sentido de republicanismo ni democracia; menos aún a defender los derechos humanos. En algunas definiciones se parece a Donald Trump. Las iglesias evangelistas que tienen un 27% de los sufragantes lo apoyó incondicionalmente. La gente del campo encontró en él a un nuevo líder; los militares sienten que regresaron nuevamente al gobierno sin la necesidad de un golpe de Estado

 

La economía

 

Lectura de politólogos señalan a este militar, de ganar en la segunda vuelta, como un gobierno autoritario, socialmente conservador y económicamente liberal, de mano dura con la inseguridad. Su economista será Paulo Guedes, si lo comparamos con algunos de los argentinos que cumplieron esa función, se podría señalar cierto parecido a Martinez de Hoz y otro poco de similitud con Cavallo. Del ajuste fiscal que se viene indefectiblemente por el momento guarda silencio. ¿¡Que pasara con el Mercosur es una pregunta que se hace en el gobierno argentino? Nuestra economía tiene un estrecho lazo comercial con Brasil. Algo ya no volverá a ser igual. El tiempo indicará si fue para mejor o peor.

Dossier

Respecto a las declaraciones polémicas del candidato, rescatamos un par de frases controvertidas:“No emplearía (hombres y mujeres) con el mismo salario. Pero hay muchas mujeres competentes” (2016, en entrevista en TV).;”Hay que dar seis horas para que los delincuentes se entreguen, si no, se ametralla el barrio pobre desde el aire”.;“Defiendo la pena de muerte y el rígido control de la natalidad, porque veo la violencia y la miseria que cada vez se extiende más por nuestro país”.(1993, Congreso).; “El error de la dictadura fue torturar y no matar” (2016).;”Es una desgracia ser patrón en este país, con tantos derechos para los trabajadores” (2014).;”El 90% de los hijos adoptados (por parejas homosexuales) van a ser homosexuales y se van a prostituir, con seguridad” (entrevista en televisión) …

 

Se dice que los cisnes negros siempre vuelan de a dos… no faltan quienes dudan que el otro apague sus alas el próximo año ensuelo argentino… la duda enseña a pensar.

Deja un comentario


*