Córdoba tiene las tormentas más poderosas del mundo

Nota de Tapa

Proyecto internacional Relámpago: a la caza de tempestades

 

Científicos argentinos y norteamericanos comenzaron a estudiar las tormentas más intensas del planeta originadas en la provincia de Córdoba. Villa María y otros puntos de la región cuentan con estaciones meteorológicas que aportarán datos al “Proyecto Relámpago”. Buscan determinar su origen y predecirlas para reducir su impacto social y económico.

 

Escribe: Germán Giacchero

 

Ni los arrasadores huracanes del Caribe ni los devastadores tornados en Estados Unidos. Tampoco los tremendos monzones asiáticos. La posta está en Córdoba, papá. Sí, aunque pocos lo crean, las tormentas más intensas y poderosas tienen sello cordobés. La provincia es el punto de origen de estos fenómenos que son estudiados por científicos estadounidenses, argentinos y de otros países a través del proyecto “Relámpago-Cacti”.

La iniciativa convoca a más de 150 expertos y demandará una inversión de unos 30 millones de dólares. Posee el respaldo de los gobiernos argentino y norteamericano, además de universidades y organismos de ambas naciones. Entre los locales, figuran el Conicet, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y las universidades de Buenos Aires y Córdoba.

Los especialistas contarán con dispositivos fijos instalados en distintos puntos de la provincia, uno de ellos en Villa María, pero al mejor estilo de los cazatornados yanquis, también dispondrán de aparatos móviles que les permitirán estudiar las tormentas desde adentro y en los sitios donde se produzcan o desplacen.

Por qué Córdoba

Estudios científicos internacionales y locales revelan desde hace años que Córdoba es el epicentro de  las tormentas más grandes del planeta, con gran actividad eléctrica y que producen el 80% de las lluvias de la pampa húmeda. Eso sin tener en cuenta efectos colaterales como granizo, vientos huracanados e inundaciones desastrosas. Consecuencias negativas para una zona de alta actividad agropecuaria y con gran cantidad de población.

“Argentina resulta ser un lugar muy especial. Las tormentas son similares en algunos aspectos a las Grandes Llanuras de los Estados Unidos, donde experimentamos tormentas eléctricas severas. Pero, puede ser que Argentina prepare el escenario ideal para las tormentas eléctricas que creemos, son las más fuertes en la Tierra”, explicó a la prensa el responsable del proyecto, el profesor en Ciencias de la Atmósfera en la Universidad de Illinois, Steve Nesbitt.

Las montañas y la llanura tan cercanas entre sí son el escenario ideal para el desarrollo de las tormentas que fascina a los investigadores. Córdoba es el punto central, pero el área de estudio abarca desde la cordillera de los Andes en Mendoza hasta la provincia de Santa Fe.

 

La directora del SMN, Celeste Saulo, indicó a Infobae que “registrar las tormentas que se dan en la región cordobesa servirá para entender las que se originan en el resto del país y muchos otros lugares del mundo”.

Consultado por EL REGIONAL, el aficionado villamariense a la meteorología Silvio Arnaudo sostuvo que las tormentas mediterráneas “son muy importantes, llegando casi a compararse con las del norte de Texas y del estado de Oklahoma”.

“Aquí se produce la formación de grandes ‘mesosistemasconvectivos’, que son sistemas de tormentas fuertes o severas que pueden abarcar la superficie de varias provincias. Los cordones serranos de nuestra provincia son un disparador orográfico que ayudan a que se produzca ese fenómeno”, precisó el observador.

 

Cazatormentas

El proyecto se inició este mes y finalizará el 31 de marzo de 2019. En Carlos Paz se encuentra instalado el centro de operaciones de los científicos, sitio adonde llegará la información provista por una cuarentena de estaciones meteorológicas automatizadas apostadasen localidades cordobesas y santafesinas. Los equipos fueron traídos desde Estados Unidos y otros aportados por instituciones nacionales.

Una de estas estaciones fue colocada en mayo pasado en el campus de la Universidad Nacional de Villa María, que colabora con el estudio a través del Instituto Académico Pedagógico de Ciencias Básicas y Aplicadas.

“La finalidad de estas estaciones meteorológicas es registrar datos de distintas variables: temperatura, humedad, presión atmosférica, radiación solar, etc. Cadapuesto envía los datos a la central en Carlos Paz. Ya me he puesto en contacto con los responsables del proyecto para colaborar en lo que sea necesario”, comentó Arnaudo.

La novedad va por el lado del instrumental que se usa para “salir de caza”, a diferencia de otras investigaciones. “Lo más espectacular del proyecto sin dudas son los radares móviles que se utilizan para ‘seguir’ las tormentas”, opinó el estudioso villamariense.

Se trata de laboratorios móviles dotados con radares montados sobre vehículos que irán en busca de las tormentas tan deseadas.De igualmodo que los artefactos usados para estudiar tornados. En forma paralela, también se utilizará el lanzamiento de globos sonda con diversos instrumentos de medición.

Para Nesbitt, el director del proyecto Relámpago, los experimentos móviles redundan en mejores resultados. “Cada día tendremos un pronóstico, y pondremos nuestro equipo en camino para ubicar el lugar donde se inicia la tormenta y estudiar todo su ciclo de vida, desde el nacimiento hasta el momento culminante”, remarcó.

Más allá de la finalidad científica, no faltan las voces que cuestionan la propuesta bajo el argumento de ocultar un plan de vigilancia extranjera. Lo que no resultaría tan descabellado en un contexto internacional como el actual. Sin embargo, Arnaudo desestimó esas teorías.

“He revisado los instrumentos que han instalado en la UNVM y son sensores meteorológicos. Estos equipos puntualmente no son para vigilarnos o espiarnos”, concluyó.

Deja un comentario


*