OLIVA | ¿Se olvidaron del preso?

Notas, Notas digitales

El hombre fue detenido en 1971 por orden del Juzgado de Bell Ville y alojado en un hospital psiquiátrico. Hoy es una persona normal, pero pasó 47 años preso por lesiones leves ¿Qué pasó?

Escribe: Daniel Rodríguez

Hace cuatro años la Colonia Vidal Abal de Oliva celebraba sus 100 años. Dentro de sus muros, un hombre pasó casi la mitad de la historia del hospital en medio de sus paredones. Es que un insólito caso se hizo público a través La Voz del Interior. El medio gráfico hizo una crónica que no deja de sorprendernos. Hablamos de la situación  Miguel A., un chaqueño nacido en 1948 en Buenos Aires. Según se narra, en agosto de 1971, cuando él era un muchacho con 22 jóvenes años, se desempeñaba como el albañil y peón de campo en Córdoba. Hasta ahí se sabe.

Y se hace complejo saber porque el magistrado Eudoro Márquez Cuesta, en aquel momento, decidió su detención y encierro en el hospital psiquiátrico de Oliva. La causa (según confían) está caratulada como “lesiones leves”; un delito que es completamente excarcelable.

Para más datos negativos, hace dos años en el Tribunal Federal de Bell Ville, dónde estaba asentado el proceso, hubo una quema de expedientes judiciales con casos que (se supone) habrían prescripto. Sin embargo, Miguel, con casi medio siglo de edad, sigue encerrado.

¿Cómo se supo?

Consuelo Bisconti, una asistente social que forma parte del equipo interdisciplinario de la Unidad Asistencial 10, donde está alojados Miguel A. y otras personas de edad avanzada, se mostró interesada por un paciente de conducta normal. En tanto, al revisar la ficha personal, se dio con un dato no menor: Miguel A. estaba procesado en una causa penal identificada como 2-A-75.

Gerardo Pinto, flamante juez federal de Bell Ville, poco entendió al recibir una llamada de la profesional para consultarle por el estado procesal de Miguel A. Por esta misma cuestión, el especialista, le dio participación al defensor público oficial Mauricio Zambiazzo y ambos realizaron diligencias en la institución de salud mental donde hay alojados unos 420 pacientes, en su mayoría por adicciones. Allí pudieron conocer a Miguel A. Y los informes de los profesionales fueron contundentes.

El hombre no tiene vínculos afectivos que puedan acompañarlos, sólo una hermana en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas, la cual no puede desplazarse. Para más datos, el hombre no presente ninguna enfermedad, se maneja solo, puede comer, ir al baño y hace todo por sus propios medios (según trascendió).

Para ser más gráficos, en 1971 argentina tenía a Agustín Lanusse como presidente de facto. De ahí, para acá, Miguel sabe muy poco.

Foto: La Voz

One thought on “OLIVA | ¿Se olvidaron del preso?

  • TERRIBLE TODO ESTO Y ME PREGUNTO ¿PORQUE SIGUE FUNCIONANDO ESE HOSPITAL SI CON LA NUEVA LEY DE SALUD MENTAL DEBERIAN ESTAR CERRADOS? EN LA DICTADURA MILITAR SE PODIA ESPERAR ESTE TIPO DE GENOCIDIO SOCIAL PERO EN DEMOCRACIA, SOSTENER LO INSSOTENIBLE ES VERGONZOSO.

Deja un comentario


*