Talento y protesta desde el barrio

Notas

HIP HOP: SONIDO URBANO JOVEN

 

Facundo Rodriguez, un joven villamariense que da clases de Rap nos cuenta un poco del género, de su futuro y de la cultura que está invadiendo distintos espacios del país.

Escribe: Daniel Rodríguez

“Ey, vos sos el que estuvo en lo de Tinelli” le dije una adolescente al muchacho mientras él camina por alguna calle de la ciudad. Facundo Rodríguez tiene 20 años y es de barrio San Martin. Desde hace ya un tiempo lleva adelante el taller de Hip Hop en distintos barrios de la ciudad. Sí. Más allá, en diferentes puntos de la ciudad, nacen letras que luego son acompañadas por esta música urbana que ha venido ganando terreno. Solemos ver en las inmediaciones del Parque de la Vida a un grupo de jóvenes pero son muchos más.

Su trabajo, el cual es más que interesante, llegó a un punto de exposición máxima cuando la semana pasada estuvo presente en “Showmatch”, el programa más importante de Canal 13 (acaso de la televisión nacional), dónde uno de sus alumnos cantó en vivo una de las letras producidas en clase. Vale la pena mencionar que viajaron desde el comedor “Caritas Felices” de barrio La Calera y él también forma parte de ese colectivo que reúne a una enorme cantidad de personas. ¿Cómo se introdujo él en ese mundo? ¿Qué contenidos hay?

Definiciones

“El hip hop es el nombre de la cultura, el rap es la rama musical” afirma el joven de pelo corto y rojizo.  “Ahora hago un poco de Trapp, que es otro género que está dentro. Desde los 90 en adelante se empezó a mezclar un poco todo. El Rap es protesta pero el trapp tiene más “onda” reggaetón con mezclas de electrónica; es una derivación en sí. Cambia la base… se samplea (ver aparte)”.

“Yo por ejemplo” subraya “pongo poemas como intro de algunos temas”. Respecto a la producción, el joven cantante destaca: Tengo canciones y sigo grabando. En las redes ahora no tengo nada porque di de baja todo para hacerlo más profesional. Tengo cuatro canciones y la idea es llegar a un disco solista. Yo solamente grabo y de lo demás se encarga el productor, un chico de Córdoba: Kanno” menciona con aire sereno.

Primer contacto

Rememorando el punto de partida, el joven nombra al año 2013. “Fue en una batalla de Rap Freestyle organizada por la bebida Red Bull que se hace una vez al año. Ahí un argentino le gana a un chileno en una pelea de gallos. La vi y ahí fue cuando dije: esto es lo mío” completa sonriendo.

En tanto, otro momento clave fue “en el 2016, cuando estaba a punto de dejar el colegio. Yo iba al  Abraham Juárez. Un día, el profe de lengua, Martín Paschetta, nos propone hacer una canción porque nos veía con un compañero improvisando. Eso fue estando en cuarto año y la canción tuvo mucho furor. Ésta hablaba de la dictadura. Entre los poemas y lo que recopilamos, en menos de 40 minutos la hicimos. El profe al principio no nos creía” (se ríe). El paso siguiente para él fue grabarla en los estudios de Radio Tecnoteca. A la semana siguiente la canción corrió como un reguero de pólvora y “había diferentes medios haciendo preguntas”.

En cuanto a sus fibras, y la categoría musical, la define como un desahogo, decirle al micrófono que es tu psicólogo, hacer una protesta, contar cuando te va bien, cuando te va mal…”.

Talleres

Más adelante, tras todo ese movimiento, personal de la Municipalidad de Villa María lo invitó a un concurso de talentos para hacer el cierre. “Empezamos a recibir afecto, cada vez nos gustó más” resalta. “Al poco tiempo se contactan de la municipalidad y después de haber conocido a Koko Cabrera (otro integrante de dicho género) él que me preguntó si quería participar de los talleres de letras y rimas que se dan en los distintos barrios de la ciudad. A saber: en barrio Botta, La Calera y San Martín donde este año pasaron más de 200 chicos, según sus palabras. En tanto, el año pasado, fueron más de 350 chicos jóvenes probando su flow.

“Algunos van, prueban. A otros les gusta, otros se van y otros se quedan a intentarlo” define. Los talleres finalizan ahora, en noviembre, pero hay más de una posibilidad para encontrarse con Facu, sus letras y toda la juventud que está haciendo un trabajo enorme e imponiéndose cada dia más. Por cierto, ante alguna ocasional duda “podés preguntarle cualquier cosa a los chicos, son re buena onda” propone entusiasmado.

Deja un comentario


*