Picadas mortales y la indiferencia del poder

Notas

Por: A. A

En medio de la emergencia vial decretada en la ciudad, a plena luz del día y en uno de los accesos más transitados como es la ruta 158, salida a Río Cuarto, un nutrido grupo de jóvenes motociclistas, sin la mínima razonabilidad del peligro, arriesgan su vida por una dosis de adrenalina. Tal vez hasta lo sientan gracioso. Temerarios de ignorancia total. (copete)

 

 

Un cronista de este medio fue testigo del momento preciso cuando la velocidad hacía que los motores parecieran reventarse y no les era suficiente.  La desmesura no sabe de límites.  La locura se desmadra y ellos se sienten omnipotentes. Algo más que niños.  Tal vez 16 años algunos, y otros apenas si rondan los 20.  Acomodan sus cuerpos en formato de flechas sobre el pelado rodado, se recuestan sobre los asientos, dejando las piernas casi en posición de agujas alaire rebuscando ganar aerodinámica.  Llegar a la línea primero les ensancha el ego.  Ser vencedor tendrá esa noche a su nombre como aprendiz de héroe. Varias vidas se perdieron en ese contexto. Familias que no se recompusieron más por esa faltante.

 

Las imágenes que aquí exponemos fueron captadas minutos antes de las 14, el pasado viernes casi al mismo frente del Club de Caza Tiro y Pesca. Unos pocos cientos de metros más adelante se encuentra el Puente Andino. Por esa arteria internacional, donde pasan pesados rodados que de Brasil van rumbo a Chile. Entre esas moles apuestan…

 

Se trata de uno de los lugares más críticos en lo que a tránsito se alude.

 

Espacio donde es frecuente observar este tipo de peligrosas y clandestinas actividades. Casi una ruleta rusa a la que nadie parece dispuesta a ponerle fin, esto ha despertado el reclamo de vecinos de los alrededores en reiteradas oportunidades.

Pese a que en el sector funciona una unidad territorial de Seguridad Ciudadana (no había agentes en ese momento), los protagonistas de la extrema aventura no parecen verse intimidados y despliegan lasdementes maniobras con absoluta tranquilidad.

Obvio, ninguno de ellos desconoce las violaciones que hacen a la normativa del tránsito; al advertir que la cámara del celular de quien describe esta apuesta a la muerte, estaba grabando imágenes desde su automóvil, uno de los motociclistas inició una persecución hasta alcanzar al “filmador” y amenazarloseriamente por tomar imágenes sobre las letales acciones.

Las peligrosasy contundentes imágenes fueron acercadas a funcionarios del área tránsito de la ciudad, donde valoraron el aporte y prometieron tomar medidas al respecto, en el afán de terminar con un problema de larga data.

Claro que estas situaciones espinosas no solamente tienen a la 158 como globos de la muerte; también se dan en la 9; en la ruta 2, encalle Buenos Aires camino a la autopista, los fines de semana en horas de la siesta se repiten una y otra vez. Lo suelen hacer a plena luz del día o también cuando la oscuridad vuelve más resbaladizas las apuestas. Siempre la muerte asechando, mientras los demenciales actos se suceden.  Todo se parece tierra de nadie. Se nos informa que la Policía de Tránsito ya secuestró a varios de esos rodados… por lo que se puede ver, todo es absolutamente poco. ¿Habrá que esperar que la tragedia se beba otra joven existencia para que reaccionemos por unos días para que todo en poco tiempo vuelva a ser igual?… Ala orillas de las rutas se ven cruces con secas flores. Allí dejó la vida un adolescente. Sobre la carpeta asfáltica se reflejan estrellas amarillas… la impunidad sigue acelerando. Perdón, olvidaba… Ninguno va a cometer la torpeza de usar casco…

 

Deja un comentario


*