El ARA San Juan… tragedia, misterio, muertes y nuevas confrontaciones

Entre Café y Café

Se lo halló a más de un año de su desaparición

 

Los que tenían bajo su mando a la nave noruega Ocean Infinity.  Que portaba El “Dron” de agua, o el denominado vehículos autónomos no tripulados (AUV), el día 15 de noviembre, apenas dos días antes del hallazgo, decidieron que en 48 horas tomarían rumbo a costas africanas para reparar la embarcación.  No pensaron que apenas un corto lapso después, antes del alejamiento del lugar de búsqueda, tendrían la gran sorpresa…. 

Escribe: Miguel Andreis

Hace apenas un año Argentina toda se conmovía.  Los posicionamientos se diversificaban. Se había perdido todo tipo de comunicación con el viejo submarino ARA San Juan con 44 tripulantes.  Uno de ellos,Víctor Andrés Maroli, vivió y realizó la primaria y secundaria en Villa María.

La espera de los familiares fue tensa y dolorosa.

 

Cada información golpeaba o generaba esperanzas. El paso del tiempo fue concluyente.  Ya no quedaban expectativas de vida. Los familiares, al menos una parte de los mismos no cesaron un instante en su petición de que encontraran el sumergible. Lo primero que se instaló es que un ingreso de agua tapó las baterías y eso generó una implosión. Tal teoría significaba que nadie estaría con vida.

Año largo y siniestro. Cada comunicado de las Fuerzas de la Armada o del mismo Ministro de Defensa Oscar Aguad eran descalificados por no pocos de los allegados. Tal vez el dolor sea más fuerte que cualquier atisbo de razonamiento. También escaseaba el diálogo.

 

Vinieron a estos mares las embarcaciones de búsqueda más sofisticadas y avanzadas del mundo. Decenas de países se pusieron a disposición. Ningún informe alentador.

Se buscó en profundidades de las más complejas y a menor altura. Nada. De a uno se fueron retirando con saludos en todos los idiomas. De a poco se fue asumiendo que la pretensión de encontrar vida en la nave se diluyó totalmente. La petición de los familiares pasó a ser encontrar la embarcación y conocer qué es lo que en realidad ocurrió. Las presunciones sobre el hundimiento, desde la explosión de las baterías como señalamos hasta que fue disparado por otro par atómico. En realidad, la Armada dejó mucho que desear en las continuas contradicciones que daban a conocer.  Más aún con el ocultamiento de pruebas comunicacionales que existieron entre el ARA y la base militar

———-

Se contrató, entre varias ofertas de buscadores de piezas sumergidas en las profundidades del océano, a una firma de capitales internacionales (ingleses, noruegos y afirman que también chinos) a Ocean Infinity que ofrecía una tecnología de última generación. Se trata de una especie de Drones solo que para el agua. Los citados explicaron al Gobierno Argentino sobre La estrategia de búsqueda.Rastrearían primero los sitios menos complejos para llegar luego a la topografía de cañadones y cortadas a mucho mayor profundidad. Y allí estaba. Se les sacó 67 mil fotografías y hasta se filmó cerca de dos minutos.

Ellos, losrastreadores, si bien tenían un objetivo no podían poner en riesgo los costosísimos ROV sumergibles, dirigibles desde tierra. Se los define como vehículos autónomos no tripulados (AUV) Todose digita a control remoto.  El sitio donde fue hallado se estima en los 900 mts. Lo primero que llamó la atención es que el casco se observaba casi completamente, lo que llevó a replantearse el motivo de su hundimiento. Se caían teorías.

Nuevos interrogantes

En ese preciso momento se daba inicio a una nueva controversia.  la misma se incrementó cuando el Ministro Aguad se plantó para dar la conferencia de prensa acompañado del jefe de la Armada, JoséVillán.

Se hizo hincapié sobre las casi inexistentes factibilidadestécnicas concretas de reflotar los restos del San Juan, que estaba a unos 500 kms de Comodoro Rivadavia. El hombre de la Armada Villán, ante las interpelaciones punzantes de familiares fueterminante:”No estamos en condiciones de asegurar o negar que podremos extraerlo. Con la tecnología que contamos por el momento no sería alentador afirmarlo”. Y agregó que los costos que ello implica son miles de millones dólares.  Por su parte Aguad tuvo una apreciación muy similar agregando que, tal los montos de dinero en que se manejan, también consideran como poco probable su reflotación. No se puede gastar ese dinero cuando tenemos un 30 % de la población con pobreza y marginalidad. Contexto que enardeció a familiares. Y explicó sobre los “límites legales de la fuerza”.

Por su parte la doctora Marta Yañez, jueza federal de Caleta Olivia, también avanzó sobre el contexto que le corresponde: “es imprescindible que eso lo determinen los peritos específicos, ver el estado de la nave y no obviar sus costos”

El jefe de la Armadapidió “prudencia” a los familiares de los 44 tripulantes del submarino ante la solicitud para que sean rescatados, ya que subrayó que la Justicia debe determinar los pasos a seguir”

————-

Los imponderables que no se explican

Pocas horas antes del regreso…

¡¡Los encontramos! ¡Al fin nos encontramos, como en una historia de película, cuando ya parecía todo terminado, los encontramos!”. Ese fue el mensaje que Luis Tagliapietra, padre de Alejandro, tripulante del ARA San Juan y uno de los cuatro familiares embarcados como veedores en el Seabed Constructor, envió por WhatsApp a todos sus contactos.

 

Estaba a bordo del barco este viernes a la madrugada cuando finalmente se encontró al submarino. Dio más detalles sobre el momento del hallazgo, que fue en el último día operativo, porque la empresa ya se retiraba

————

“Tardamos 20 horas en llegar al lugar. Y después el ROV tardó una hora en llegar a la profundidad. Apenas llegó (al piso) lo primero que vimos fue un tubo de oxígeno. Yo lo tenía al capitán Alonso [veedor de la Armada] al lado mío y le pregunté: ‘¿Es?’ Y me dice: ‘Sí'”, relató Tagliapietra. Ese tubo, que se había desprendido del submarino, fue visualizado el viernes a las 23:30.

 

Tres hombres y una mujer fueron los veedores a bordo del navío noruego Seabed Constructor, que tenía un plazo de 60 a 120 días para el hallazgo que, finalmente, se concretó justo al año y dos días de la desaparición del Ara San Juan… a minutos de abandonar…

Deja un comentario


*