Cómo nació la tonada cordobesa

Nota de Tapa

¿Cómo nace el cantito característico de nuestra provincia? Su explicación, con voces especializadas, en ésta nota¿Me enteeeeendé?

Escribe:  Daniel Rodríguez

 

¿Queloqué decí? Es la pregunta. O no. Lo cierto es que a veces se nos hace difícil reflexionar acerca de algo que utilizamos constantemente: la lengua. Bien cercano al lenguaje tenemos algo mucho más rico y característico según la región provincial que nos acobije: la tonada. La cordobesa, tan inconfundible, es el disparador de ésta nota. Cuando viajamos a otra provincia rápidamente nos reconocen: “Vos sos cordobés”, afirman sin dudarlo. Ahora ¿Cómo surge? ¿Desde qué momento?

 

¿De dónde viene?

María Teresa Toniolo profesora, especialista en sociolinguista y conocedora del habla cordobesa explica: “No está totalmente esclarecido de dónde salió la tonada. Pero de lo que sí estamos seguros es que es una tonada de acción de sustrato indoamericano. Lo de `no totalmente esclarecido` es porque se discute la filiación de la tonada capitalina, si es sanavirona, de los sanavirones, o si es chomechingona, de los chomechingones. Entonces, en la ciudad de Córdoba y alrededores, esa tonada, que es sobre la entonación española de base, ese tonillo regional, deviene cuando entró en contacto el español que trajo Jerónimo Luis de Cabrera con las lenguas de las etnias que estaban en los alrededores”. 

Y aclaró que “la tonada que podemos escuchar con ese alargamiento de la vocal, de las sílabas, por ejemplo soy cooordobesa. Por más que se discute si es de los comechingones o de los sanavirones, son las dudas que existen porque no hay registros grabados. Pero el hábitat es de la zona de los comechingones”. 

 

Las divisiones

Según el trabajo llevado adelante por integrantes de la Facultad de Lenguas de la Universidad de Córdoba, en “La Docta” existe una división en este cantito característico. Dicha fragmentación tiene cuarto partes: en primera instancia, tenemos en el noroeste (traslasierra) la cuestión esdrújula, por su parte los de capital tienen su tono particular, el este está italianizado y la zona sur es más aporteñada; aún así, todas con acento en la antepenúltima sílaba (esdrújulas).

Esta cuestión sería entonces la que va a dividir según su ubicación geográfica, el modo en el que pronunciamos ¿me enteeeende?

De palabras y definiciones

Metiendonos en el fonema /r/ (erre) podemos decir que el mismo suena de una manera vibrante entre los hablantes “cultos”. En tanto, algunos los pronuncian como un silbido. Lo que convierte el “dejá de renegar” en un “dejá de shenegar” o “como coshesponde”

En tanto, cuando hablamos de la construcción /be/ parece que se cae el uso de dicha cuestión bilabial y pasa a ser “no te gua mentír”; aunque /r/ también cae y termina siendo “no te gua mentí”. A veces, sobre todo en el final de la enunciación el /ra/ cae y la pronunciación final sería “pa que te gua mentí”.

Otro tópico que aparece destacado es la de los artículos. “Como casi todos los argentinos” dice el apunte. La utilización de “La” antes de un nombre, aparece. A saber: “La Yesi” o “La iesi” habilitando un “yeísmo” que es bastante popular en el sociolecto (forma de hablar de una sociedad). Lo mismo sucede con palabras como amarío (amarillo), morcía (morcilla) o cigarrío (cigarrillo).

La forma de las palabras

La terminación aumentativa: azo o nonón es muy común al momento de querer sobre acentuar una cuestión que afecta o denota un adjetivo. En palabras como chupadazo (muy borracho) o calorón; con su variente caloronón; subrayando ésta, entonces, la temática a la que se viene haciendo alusión.

Lo propio

Si pudiera hacerse un Diccionario de Córdobés Básico (ojalá así sea) se podrían sumar palabras y expresiones que son meramente regionales. Podemos definir estos vocablos o construcciones al momento de tomar a bruja como forma de referirse a la esposa, encularse (enojarse), tá facil (haciendo referencia a algo complejo), guaso (hombre o muchacho), musiquero o bullero (de hacer bulla) a un equipo de música, chomaso referido a algo que es poco atractivo, donado como regalado y la lista obviamente continúa. Sin olvidarnos de la más famosa: culiau.

El habla del cordobés, a demás de estar fragmentada, es por demás rica en el sentido del agregado constante de nuevas expresiones que llegaron con las olas migratorias, el estudiantado, los barrios tradicionales, la música del cuarteto pudiendo perpetuar la dicción además de diversos factores que se suman a esta especie de canto que poseemos los oriundos de tierras mediterráneas.

Las oraciones

Por último, otra cuestión que se puede agregar es la forma en la que moldeamos las oraciones: se suele separar el pronombre del verbo. ¿Cómo? La expresión de Juntémonos, pasa a “Nos juntemos” o “Lo hagamos” en lugar de hagámoslo. Si no, se le suele poner (vaya uno a saber porqué) la /n/ al final de la palabra “expliquenlon”. En tanto, el verbo “ir” suele tener una conjugación que a veces cae y termina en una sola letra /í/. Como dice una conocida canción del grupo cuartetero La banda de carlitos: Si te querí í, ite.   (Continuará)

Deja un comentario


*