Crónicas Marcianas | ¡Decepción!

Notas

Escribe: José Naselli (Ex Tribuno – vecino)

 

LOS “RENEGADOS”. “Renegado” es un calificativo que se aplica a quienes abandonan voluntariamente, rechazan o niegan. alguna convicción, creencia o religión, para abrazar otra. Precisamente, en la nota anterior, en la que me refería a la AUSENCIA de oposición en Villa María, durante los últimos 20 años terrestres, ponía como ejemplo a candidatos a concejales, “que se presentan como opositores, pero una vez electos, NO DUDAN EN CORRER SUS BANCAS, con mayor o menos disimulo, hacia las proximidades del poder”.Hace pocos días, algunos concejales que fueron elegidos por una parte de la ciudadanía, para que ejercieran su mandato como OPOSITORES, habilitaron con su presencia Y SU VOTO, la sesión en que se comenzó a debatir la reedición de lo que mi amigo Jonasito, estigmatiza comogrosera entrega del patrimonio público.Claro ejemplo de lo que venimos apuntando.

 

DOS CONCEPTOS ENFRENTADOS. En las últimas elecciones municipales, el 90% de los villamarienses expresó sus preferencias por sólo dos agrupaciones políticas. Una de ellas, entonces, “victoriosa”, está conformada por los CONOCIDOS DE SIEMPRE. Son los que se han erigido en los propietarios reales de los fondos y el patrimonio públicos, al amparo de la impunidad que les brinda una justicia cómplice y claudicante. El uso descarado de las arcas públicas para montar una formidable maquinaria electoral, les ha permitido mantener una HEGEMONÍA DEL PODER que lleva 20 años de continuismo. La contraparte la conforma una minoría que reunió una respetable cantidad de voluntades. Esta minoría (u oposición) provenía esencialmente de tres vertientes distintas, pero que confluían en un ideario político inspirado en el respeto a la ley, un compromiso ético en la actividad cívica, y el ejercicio del control institucional que modere y contenga el DESENFRENO OFICIALISTA en el manejo de los dineros del pueblo. En mis charlas con mi amigo Jonás, me confió su gran amargura, al comprobar que algunos de quienes recibieron la fe, la esperanza y la confianza de su voto, hoy HAN RENEGADO ABIERTAMENTE DE LOS IDEARIOS POSTULADOS, y por los cuales fueron precisamente, elegidos.

CON EL PUÑAL EN LA ESPALDA. Debo confesar que, como marciano, me cuesta entender en profundidad lo que puede sentir un terráqueo como Jonás, cuando me dice sentirse decepcionado, peor aún, TRAICIONADO, por aquellos a quienes confió su voto o preferencia. En medio de su frustración y su dolor, me deslizó un párrafo que todavía no ha descifrado del todo mi computadora galáctica. Me dijo: “EL ENEMIGO NO ES AQUEL QUE TIENES DELANTE, CON LA ESPADA EN LA MANO. ES EL QUE ESTÁ A TU LADO, CON EL PUÑAL EN LA ESPALDA”.Realmente, cuando el Supremo Consejo Marciano me encargó la misión de estudiar esta partecita del planeta Tierra, no imaginaba las dificultades que iba a encontrar para descifrar ese abismo casi infinito llamado persona, sus SENTIMIENTOS o EMOCIONES. Uno de ellos es el sentimiento de decepción, frustración y traición. Jonás, al igual que cientos y cientos de villamarienses, hoy sufre la decepción de sentirse defraudado por quienes juraron por un ideal, una convicción, y hoy, desnudando un ladino y artero puñal, cohabitan con el enemigo.

LAS RAZONES DE JUDAS. Lamentablemente no puedo dar respuestas a las indagatorias a las que me somete Jonás. Mi mente cibernética carece de esas sensaciones propias del alma humana. ¿Cómo se explica que alguien que firmó solemnes documentos públicos expresando su convicción de que EL PATRIMONIO COMUNAL NO PUEDE SER OBJETO DE VIL COMERCIO, hoy posibilita que los mercachifles de ocasión, estén a punto de lograr sus propósitos? ¿Qué es lo que mueve a una ilustrada persona, con títulos académicos, decente de nuestra universidad, enrolada en una asociación política que hace de la lucha contra la corrupción su principal bandera, aparecer COOPERANDO con los abanderados del silencio y la falta de transparencia? En realidad, no puedo darle respuestas a Jonasito. Y aunque alcanzo a penetrar el alma y el intelecto de cada humano, no me está permitido dar a conocer las intimidades de acciones de esta naturaleza. Sólo puedo expresarle mi convicción de que estos nuevos socios de los mercaderes del patrimonio de todos, QUEDARÁN MARCADOS PARA SIEMPRE EN LA HISTORIA NEGRA DE VILLA MARÍA. El poder de la corrupción consiste en malbaratar y disipar la energía del Ser y del Bien. Y tal poder, INEXORABLEMENTE, SE DESTRUYE A SI MISMO, ya que la dialéctica íntima de los éxitos del mal los condena a no ser duraderos. LAS ACCIONES CORRUPTAS LLEVAN INCORPORADAS LA PONZOÑA QUE MAS TEMPRANO QUE TARDE LLEVAN AL FRACASO Y A LA CONDENA MORAL, CONDENA QUE NO PRONUNCIARÁN NUESTROS JUECES VENDIBLES, SINO UN TRIBUNAL INAPELABLE LLAMADO CONCIENCIA.

 

Deja un comentario


*