Novedoso juego para disminuidos visuales

Notas

Una creación cordobesa

 

En diálogo con Carolina  Castagna, una de las  impulsoras de OYM (Orientación y Movilidad), ella nos comenta por qué esta creación es importantísima y porqué cada profesor o persona con esa discapacidad “deberían tenerlo en su casa”.

Escribe: Daniel Rodríguez

No hace mucho tiempo, en diferentes jugueterías (y a través de internet) apareció OYM, un juego de orientación que permite a los disminuidos visuales poder hacer distintas maquetas de espacios para poder tocar, tridimensionalmente” dónde se encuentran. Algo, sin dudas, de enorme utilidad.

“Lo hicimos en el año 2014 como trabajo final de la carrera de diseño industrial en la Universidad Nacional de Córdoba” comenta Carolina, con una tranquilidad y simpatía particular. Ella, conjuntamente a la rafaelinaDaniela Berninihan lanzado, no hace mucho más que un mes, OYM

¿Cómo nace?

“La idea era hacer algo que tenga que ver con discapacidad” afirma la entrevistada en diálogo telefónico con SEMANARIO EL REGIONAL y agrega: “Comenzamos a hacer una búsqueda en distintos ámbitos de la discapacidad […] (y buscar) que problema podríamos solucionar”. “Tras siete meses de investigación” se llegó finalmente a la idea final (que luego sería tenida en cuenta por Rasti(conocida línea de bloques para niños).

Anteriormente, tanto las docentes como los alumnos, armaban maquetas que podían representar los espacios habitados pero eran más bien rudimentarias. “Estos planos se hacían de manera artesanal, con cartones” menciona Castagna. “La vivencia real es una cosa y otro es el reconocimiento táctil” destaca. Y continúa“La información que te da la maqueta 3D no te la da el reconocimiento espacial”

Con respecto a cómo las personas podían acceder a esto, la mujer rememora: “Generalmente siempre se las hace un docente especial que los acompaña y ellos son los que se encargan de hacerles las maquetas”. De igual modo, esto hace pensar que no todos tenían a su alcance esta cuestión facilitadora.

Al momento de la creación: “Cada cosa que le poníamos al producto la probábamos con chicos y con docentes” comenta.

El salto

El contacto con Rasti nacería en el 2015, “con uno de los hermanos. Ahí fue cuando le mostramos el producto, fuimos a la fábrica a ver cómo podíamos lanzarlo al mercado y nos tuvimos que amoldar a muchos condicionantes de la fábrica. Ellos invirtieron el dinero y nosotros nos teníamos que amoldar a su proceso de producción”. Finalmente, en el 2018 salió a la venta.

Contenido:

La caja contiene 130 piezas desmontables (de distintos colores y texturas) y una base de goma. Si no en OYM en Facebook, y también através de la tienda Online www.cluboym.com,“ahora también estamos en diferentes jugueterías didácticas” cierra, con tono alegre.

Deja un comentario


*