Acastello: “Cederemos los tribunos de cuentas a la oposición”

Nota de Tapa

En caso de ser candidato a la intendencia

Escribe: Miguel Andreis

Semana y media atrás, un llamado telefónico, que no se sabe bien de dónde partió (si de la secretaria del intendente Martín Gill o de la vivienda de Eduardo Accastello en la calle Gral. Paz), volvía a conectar lo que puede suponerse un abrelatas de la política local que se viene. Pocas palabras, secas y sin formulismo. Se pactó día y lugar del encuentro.

Ambos van por lo mismo. Es difícil saber si se parecen. La relación entre ellos no es de la mejor.  Lo que indefectiblemente influye a la hora de decidir para dónde apunta la brújula del futuro. Claro que, además, hay otros interesados en ser parte de la maratón de sufragios que se estima sería para mayo de 2019. 

Por el momento, también quedan abiertos lo signos de interrogación sobre quién sería el o lospostulantes de “Cambiemos”. Claramente nada en claro. Los guarismos que señalan mediciones de los últimos días, solo tres ingresarían en el orden de los que cuentan con chances: Accastello, Gill y, con algunas dudas y un poco más rezagado, Juan Zazzetti, de Cambiemos. Sin embargo, se sabe que en política los imponderables son tan comunes como el olvidarse las llaves.

El peronismo por más amagues que intenten los aspirantes, a la hora de acomodar las boletas cuyo cierre sería para el 23 de marzo, las elecciones el 12 de mayo, encontrarán la esgrima de la dialéctica propicia para justificar que todo lo dicho antes, cada uno con sus descalificaciones, flotarán en el espacio cósmico. El peronismo en ese andarivel no conoce demasiados pruritos. Desde siempre, sea en nombre del Partido o del Movimiento a la hora de arreglar el camino a transitar para alcanzar el Poder, las coincidencias se priorizan. Accastello, Gill y, particularmente, el gobernador Schiaretti no dudan sobre la materia. ¡¡Hay que arreglar!!

Si bien al Gobernador por el momento se lo ve navegando con cierta tranquilidad, él como pocos no desconoce que los vientos no se sabe cómo y dónde nacen y tampoco cuándo se detienen. La pregunta que se hacen en las huestes de Unión por Córdoba es a quién terminará apostando Schiaretti en el plano de la tercera ciudad más importante de la Provincia.

Los más ortodoxos consideran como muy probable que el “Niño” Gill sea el que se ponga la camiseta oficial. En todos casos se trataría de la disposición del poder que nace en “El Panal”.En cambio, aquellos con preponderancia provenientes de lo que queda del Ejército que por años condujo el recientemente extinto José Manuel De la Sota, se inclinan por Eduardo Accastello.  Primero, no descartan un movimiento donde ingresaría al resbaladizo terreno de las candidaturas Natalia De la Sota, quien además sostiene una profunda amistad con el ex Intendente local. A eso le agregan que en orden referencial en la Provincia y especialmente en el Dpto. San Martín, Accastello tiene mayor dinámica de trabajo con los intendentes. Lectura que no se le pasa por alto a “Juan” definen sus acólitos.

La mirada de la Justicia

Si bien a ambos, Gill- Accastello, los prolegómenos de estadísticas los ponen con cierta y cómodas ventajas sobre los otros aspirantes, difícilmente yendo separados las urnas les sonrían… No faltará quién se pregunte si los temas que desde la Justicia fueron quitándole brillo a las expectativas de Accastello no le podrían caer encima en los últimos días. Es posible. No obstante, desdesu búnker hablan con absoluta tranquilidad, ya que afirman que todas las causas fueron revisadas del derecho y del revés. Y que la justicia cordobesa por el momento no se vería muy interesada en avanzar. Y agregan, cuidado que también la AGN (Auditoría General de la Nación) tiene sus investigaciones y no son para nosotros. Señalando que se trataría de situaciones cuando Gill estuvo al Frente de las Universidades nacionales.

Los análisis que se ciernen sobre ambos candidatos no marcan una estrategia clara. En realidad, en Villa María parece que la clase política y las institucionales aún tienen interferencias para determinar la estrategia y la táctica.  Por ejemplo, el Colegio de Ingenieros ahora aprueba la venta del Salón de los Deportes. Antes se oponían. Transacción que da la impresión de moverse más lentamente. Cuesta comprender desde la mirada rigurosamente electoral que Gill se haya zambullido en terrenos con más barro que agua. ¡¡Lo hizo!! ¿Sabrá lo que siente y percibe la ciudadanía con esos negociados!? Por las dos se presentaría en el edificio de Tribunales una denuncia que frene dicho proceso…

UCR: más dudas que certezas

Por su parte, los radicales escuchan en una y otra mesa de café que rondan los nombres conocidos de tres boinas blancas para llevarlos a las gateras: Marcelo Barotto; Cecilia Fernández y Carlos Gagliano. En principio estarían esperando los acontecimientos que se darán en “Cambiemos”, muy posiblemente ninguno de los señalados vea figurar sus nombres en la parte alta de las boletas. Los movimientos intestinos pondrían en escena de candidato al actual presidente del PAMI Juan Zazzetti. El tercero en los guarismos de las mediciones anticipadas. Solo resta saber y conlleva cierto grado de expectativas, es la estructuración de las listas. Oferentes sobran.

¿Sin tribunos?

Olvidaba, tal vez el hecho político de mayor relieve en estas diatribas.Quienjugaría fuerte para sorprender con una definición es Eduardo Accastello: al viejo estilo de Amadeo Sabattini, no llevaría en su lista a ningún revisor de cuentas. Les dejaría ese cargo a la oposición…

¡¡Que nos controlen los adversarios!!¿¡Se atreverá a pedirle el mismo accionar a Martín Gill!?El viejo estigma Naselli nunca más dejará de influir en quien gobierne…

Deja un comentario


*