POLICIALES| El “Vasco”, 16 condenas y media vida en la cárcel

Notas

Hace unos días atrás dejó de existir el “Vasco”Unanue, con 16 condenas y dueño de un récord: haber sido el preso que vivió más tiempo dentro del penal de barrio Belgrano. Fueron 30 años.

Escribe: Daniel Rodríguez

Ahí estaba nuevamente “El Vasco”. Con sus 65 volvía a sentarse en el banquillo. Sus reflejos y su aspecto ya no eran los mismos que en otros tiempos. En aquella ocasión, noviembre de 2017 se enfrentaba a su decimosexta condena. Había salido hace poco de prisión y nuevamente estaba tomando el camino equivocado: ingresó al domicilio de Juan Montoya, rompió el portón de ingreso, se metió en el baño y al ser sorprendido por el propietario lo agarró a escobazos hasta tirarlo al suelo y huir con una billetera.

Durante la madrugada del pasado miércoles 5 de diciembre, su corazón dijo basta a las 4:30 de la madrugada en medio de los gélidos pabellones del Servicio Penitenciario número 5. Había pasado más de 30 años alojado en Barrio Belgrano. Manuel Román Unanuehace poco había recibido el alta médica tras haber sido operado por un problema en su cadera pero una cuestión pulmonar terminó poniéndole punto final a su existencia. Facturas que va pasando el cuerpo con el paso de los años; a pesar de haber confirmado que no bebía ni tenía adicciones.

Frondoso prontuario

“Sale, comete un delito y vuelve”, dijo alguna vez el fiscal Francisco Márquez en diálogo con la prensa. Sí. Ya era dueño de la declaración de reincidencia. Desde los años 70’, apenas había cumplido la mayoría de edad, hasta el 2016 no había hecho otra cosa que entrar y salir del servicio penal, a pesar de tener buena conducta en el interior del hospicio.  En algún momento había recibido el beneficio (en su séptima reincidencia) de ser recluido por tiempo indeterminado.  Poco cambio generó aquello. 

Vivió relacionado a las drogas, a robos menores y a, tal vez, una patología que lo cruzó toda su vida y no le permitía una reinserción.  No era desalmado, no era peligroso: era imposible de torcer.

Con sus ojos claros afectados por el paso del tiempo y un par de lentes colgados en su cuello gracias a un cordón negro, el reo terminó enfrentando su última condena y su designio.

Acusado por encubrimiento, resistencia a la autoridad, robos, robos a mano armada, tentativa de robo, lesiones leves, tenencia de estupefacientes, el “Vasco” deja una negativa huella en los pasillos de la prisión. Podría haber salido a los 71 años, pero a los 65, la muerte lo encontró. Había cumplido años en noviembre, el 18.

Foto: El Diario del Centro del País ������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������� 

Deja un comentario


*