¿¡Después vendrá el edificio de tribunales y el de la Jefatura Policial!?

Entre Café y Café, Notas

PLAZA OCAMPO Y EL SALÓN DE LOS DEPORTES

Los villamarienses volvimos a atravesar otro año entre los estertores de iniciativas de dudosos objetivos en lo que hace al patrimonio histórica de la ciudad.

Por. M.A

En este caso nuevamente se puso sobre el tapete la venta o canje de la Plaza Manuel Anselmo Ocampo y del antiguo Salón de los Deportes. Curiosamente el Intendente Martín Gill volvió sobre los pasos que años atrás transitara el ex Intendente Eduardo Accastello con la empresa Texinco. Situación que se debatió hasta el cansancio y que la Justicia frenó las posibilidades de la transacción. Gill subió al escenario con una oferta ostensiblemente menos ventajosa para el patrimonio de la ciudad con ambas propiedades. Cuesta entender que esto responda a una iniciativa “pensando en la ciudad”. Quizás que este negocio formalizado solamente entre privados no hubiese pasado de una o do charlas. Los idas y vueltas fueron y son una constante.  El interrogante es ¿¡Sirve esto pensando en una urbe dinámica!?

 En el medio, en esta oportunidad, aparece la Universidad Nacional de Villa María específicamente por el Salón de los Deportes. Vimos sobre el escenario algún oferente a los que cuesta creerles elverdadero origen de sus capitales. Nuevos ricos que nadie investiga y, por lo menos para quien suscribe hay más dudas que certezas sobre sus orígenes. ¿¡No debería ser esa una preocupación del gobierno municipal!?  O es que todo da lo mismo.  Mientras tanto la población observa absorta como le van masticando la historia y sus VALORES inmobiliarios.  El riesgo de que Villa María pierda en función de negociados sus inmuebles, no parece ser de interés mayoritario. Lo del “Salón” ya pasó por el Concejo Deliberante y con votos de concejales de la oposición como los de Karina Bruno y Delfín Polack, investigado por la Justicia y premiado con honorable cargo de legislador local. Fantásticos criterios se aplican en el poder de nuestra villa. Polak sumo con su voto el número suficiente como para legalizar tal convenio.  Es imposible obviar otra suma de interrogantes ¿¡Todo es tan transparente como dicen o se pretende hacer creer!?

Gill, debió darles muchos trabajos a sus operadores políticos.

 No deja de ser un triunfo. ¿¡Es un triunfo!?  naturalmente sintiendo que su propuesta tenía el aval del cuerpo legislativo deberá creer que su custodia de los bienes locales va por buen camino. Valdría abrir más interrogantes como si realmente a estos ediles, oficialistas y opositores tomaron tal decisión con la convicción de un ciudadano que prima la honorabilidad y el sentido moral y ético. Tal vez sí. Quizás no. Me es inevitable que no me atraviesen las dudas. Las mismas dudas que emergen cuando pienso qué hace la Justicia y las instituciones que deberían investigar y controlar de dónde provienen no pocos fondos en esta Villa María donde la corrupción tiene pase libre en no pocos órdenes.  Difícilmente un medio de comunicación, menos del interior del interior, podrá arribar a conclusiones que disipen todas dudas. Investigar en estas condiciones son casi una utopía.  No debería ser lo mismo para los hombres de la Ley.  Sin embargo, no se vislumbran jueces interesados en conocer patrimonios gigantescos hechos de la noche a la mañana. O unos son muy visionarios u otros somos muy bobos. La mayoría de la clase política, referentes de instituciones con pocas excepciones, tampoco levantan las voces. La funcionalidad para estos entuertos es canallesca.

¿¡Futuros negociados con la Provincia!?

Esto ya está en el tapete de la afrenta social. No parece que se vuelva preocupante para el hombre común. Alguien dirá que demasiado tiene con el enorme ejercicio de intentar sobrevivir cotidianamente.  No obstante, y aquí seguimos los túneles que se quedaron sin luces hace años, profesionales de la arquitectura y la ingeniería, guardan en sí una incógnita que en no demasiado tiempo podría ponernos nuevamente frente a nuevos y sorprendentes negociados. En este caso con la Provincia.  Nada que conste por el momento. Solo por el momento.

La ciudad judicial

Bien, una de las ideas que ya cobró fuerza y bosquejos también es que se construiría la “Ciudad Judicial”, sin dudas que una buena iniciativa de ambos gobiernos. La misma se levantaría en las cercanías del Hiper Libertad, Barrio Parque Norte, en un espacio de unas cincuenta hectáreas. Los silenciosos voceros, por el momento, deslizan que en esa arquitectura de la futura ciudad podría existir un importante canje con firmas privadas con el deteriorado edificio de Tribunales y la vieja casona de la Jefatura Provincial. Como los inmuebles serían patrimonios de la Provincia muy posiblemente que cualquier acercamiento tenga que realizarse en la Capital Provincial. Asegurarlo o negarlo no aportaría absolutamente nada. Habrá que tener la paciencia oriental o no tanto para que esta realidad una mañana nos sorprenda. Ante lo trascendido, inquirimos ¿¡Qué cosa nos mueve o nos interesa a los villamarienses!? style=’mso-spacerun:yes’>  Nada que conste por el momento. Solo por el momento.

La ciudad judicial

Bien, una de las ideas que ya cobró fuerza y bosquejos también es que se construiría la “Ciudad Judicial”, sin dudas que una buena iniciativa de ambos gobiernos. La misma se levantaría en las cercanías del Hiper Libertad, Barrio Parque Norte, en un espacio de unas cincuenta hectáreas. Los silenciosos voceros, por el momento, deslizan que en esa arquitectura de la futura ciudad podría existir un importante canje con firmas privadas con el deteriorado edificio de Tribunales y la vieja casona de la Jefatura Provincial. Como los inmuebles serían patrimonios de la Provincia muy posiblemente que cualquier acercamiento tenga que realizarse en la Capital Provincial. Asegurarlo o negarlo no aportaría absolutamente nada. Habrá que tener la paciencia oriental o no tanto para que esta realidad una mañana nos sorprenda. Ante lo trascendido, inquirimos ¿¡Qué cosa nos mueve o nos interesa a los villamarienses!? ��

Deja un comentario


*