El 79% de la población quiere que se deporten a los delincuentes extranjeros

Notas

Salvo situaciones muy puntuales de nuestra historia, a fines del siglo XIX y principios del XX, los inmigrantes no solo que eran bien recibidos, sino que el Estado se encargaba de enviarlos a geografías que tenían que ver con su origen, árabes al norte; países nórdicos al sur, llanura a italianos y españoles… Los hechos más polemizados con los hombres bajados de los barcos se circunscribían a conflictos sindicales o políticos donde los rusos, polacos, croatas y algunos españoles e italianos tenían preeminencia en los mismos. (copete)

Escribe: Miguel Andreis

Los inmigranteseuropeos fueron con el transcurrir de los años la gran polea del crecimiento que se forjó en Argentina. El país agro- exportador, tal como se lo clasificó después con la “División internacional del trabajo”, se apoyaba en los distintos idiomas. Esencialmente desde lo cuantitativo, italianos y españoles.

El paso del tiempo estableció nuevas reglas y principios en los distintos continentes. Variaron las democracias y las tiraníasse sofisticaron. El autoritarismo fue un gran paredón para la construcción de naciones republicanas. Será el pasado siglo el más violento de toda la historia. Se dio la mayor cantidad de muertos por acciones bélicas o confrontaciones políticas.  Dos guerras mundiales con 30 años de diferencia. Diásporas que se sucedían. Inmigrantes que se desparramaban en el mundo. Todo formaba parte de la normalidad social. Si de algo no se podía catalogar a los argentinos era de xenófobos.

En las últimas dos o tres décadas, con el asentamiento de las villas precarias también denominadas villas miserias, unas 4000 solamente en Buenos Aires, fueronllegando gente de países limítrofes o latinoamericanos.

El primer vestigio de sectores que comenzaban a rechazarlos se esparció cuantitativamente. Se visibilizó más fuertemente la marginación y la exclusión de extranjeros. Posteriormente se instituye un interrogante que se masificó:¿Qué hacer con los extranjeros que delinquen?

Extranjeros y narcotráficos

El eje de mayor influencia en el debate es lo que acontece con el narcotráfico, flagelo superlativo y de máxima preocupación que atraviesa el país. Aunque la impresión es que un sector mayoritario de la población todavía no ha comprendido la nefasta influencia de los mismos, mientras los adictos se multiplican.Azote que tampoco asume en su lucha la clase política en su conjunto, siempre más preocupada por no perder su espacio de poder que buscar soluciones consensuadas. 

En el ámbito del narcotráfico, los detenidos por drogas, el 20% sería extranjero. Allí se unen paraguayos, colombianos, bolivianos y peruanos…  Los hay de otras nacionalidades.

No faltan los mandatariosprovinciales que se cortan solos, por ejemplo, el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni: “Aquí al extranjero que delinque lo expulsamos inmediatamente. A los argentinos irán a las cárceles. Ahora que alguien explique por qué en cualquier país del mundo se los deporta sin miramientos y a nosotros nos quieren exigir que les demos todas las prebendas”. Patricia Bulrich por su parte, quien ha demostrado no claudicar en la lucha contra la mafia referida, salió a defender con explícitoapoyo a Arcioni quien además firmó recientemente un decreto para que a Chubut no ingresen extranjeros con antecedentes penales. Ya está en vigencia.

ElpresidenteMacri sintoniza el mismo dial que el gobernante sureño. “En la lucha contra el delito en cualquiera de sus formas las provincias tendrán que seguir los lineamientos de la Nación”. “Si es argentino, la paga acá, y si es extranjero, se va”.  Cabe recordar que la política migratoria es competencia federal por lo que una Provincia no tiene potestad de expulsar un extranjero.  Tal acción sería “inconstitucional”. Una zona gris que nadie por el momento aclara.

En los penales nacionales están alojados 4.943presos extranjeros. Un 6% de la población privada de la Libertad. El 37,41 por ciento de los foráneos seencuentran encerrados en cárceles de la Provincia de Buenos Aires. La mayoría imputados por infracción a la Ley de Drogas.  1.700 detenidos son de origen paraguayos. El narcotráfico, comercialización o tenencia de estupefacientes, lleva la delantera por lejos.  Un 89% son masculinos, de ellos, la mitad están procesados con prisión preventiva y aún sin condena.

Sobre la distribución depresos: el 48,66 por ciento (2378) están en dependencias del Servicio Penitenciario Federal, el 37,41 por ciento se encuentra encerrada en cárceles de la provincia de Buenos Aires, un 2,17 por ciento (106) en las de Córdoba, un 1,21 por ciento (59) en los presidios de Misiones y el 10,55 por ciento restante en otros destinos.

1694 presos son paraguayos, seguidos por peruanos y bolivianos, con 963 y 959, respectivamente. Más atrás se ubican chilenos (352), uruguayos (326), colombianos (223), brasileños (91), chinos (28), ecuatorianos (25), españoles (21) e italianos (20), como los principales.

Los delitos:

Por estupefacientes 2017 casos; delitos contra la propiedad 1.365; contra las personas 933; contra la integridad sexual 659; contra la libertad y otros 499…

Los argentinos presos en el exterior

Argentinos detenidos en el exterior: La cifra asciende a 1715. De ese total, 412 en España, 264 en los Estados Unidos, 212 en Uruguay, 175 en Brasil, 156 en Chile, un número de 97 tanto en Bolivia, como en Paraguay, 45 en México, 38 en Italia y los 219 restantes en diferentes países.

La inseguridad nos va ganando en todos los terrenos. El temor nos lleva a alucinar. La brújula de la racionalidad cambió su norte. No es conducente la xenofobia ni tampoco las carencias de controles para quienes decidieron radicarse en suelo argentino. Es necesario proyectar sin preconceptos.  No debería tratarse de delincuentes extranjeros ni nacionales, sino de lograr establecer parámetros seguros y eficientes contra el delito. 

Ese flanco por motivos diferentes sigue estando en manos de la delincuencia. Habrá que reconocer que con intencionalidad o no se les han hecho demasiadas concesiones a los maleantes.

Si la ley dice que es preciso deportarlos que se los deporte con los parámetros que indica el Código Penal, no sin antes interrogarnos el por qué tantos extranjeros, con abultados prontuarios, ingresaron sin problema alguno a Argentina. ¿Nadie controlaba?

Proteger nuestra seguridad como ciudadanos está muy lejos de ser una actitud de xenofobia, simplemente exigir al Estado que haga valer su potestad y obligación de protección a los habitantes que aquí vivimos.

No se trata de extranjeros o nacionales: la batalla es contra el delito. En todos las mediciones y encuestas que se hacen sobre si se debe deportar a los delincuentes extranjeros, el 79% de la población se inclina favorablemente por tal premisa. ¿¡Y con los nuestros qué hacemos!?

Deja un comentario


*