Los miserables y el trabajo esclavo

Notas

La detención de un productor agropecuario de La Playosa por mantener encerrada con candado a una familia de trabajadores y la denuncia por explotación laboral de dos obreros de la construcción correntinos –uno internado por deshidratación- en Corral de Bustos, podrían ser dos muestras del perverso modo que adopta la esclavitud en el siglo 21. El antecedente de una condena en James Craik.

Escribe: Germán Giacchero

La muerte de una beba en el crudo invierno de 2011 y una familia con cuatro niños entre dos meses y siete añosde edad, sobreviviendo a duras penas en un viejo palomar de tres por cuatro en medio del campo, desnudó un aberrante caso de explotación laboral.

Mariano Rodríguez, su mujer y sus hijos vivían en condiciones de explotación laboral y en paupérrima situación de vida en un campo de James Craik. Prácticamente estaban en condiciones de esclavitud, según se desprendía de la causa judicial.El explotador recluyó a esta familia en la precaria construcción de un solo ambiente, en condiciones deplorables de infraestructura, ya que no contaba con baño, agua, gas ni electricidad. Los niños eran aseados en un tacho y las necesidades eran realizadas en el exterior, al aire libre. En invierno, las hacían en otro tarro.

El trabajador efectuaba tareas durante extensas jornadas sin descanso y sin tener días de franco. Por ello, cobraba un “sueldo” miserable cada 30 o 40 días. Cuando murió su bebé y faltó tres días, el patrón le dijo que había hecho “abandono de trabajo” y no le pagó el último mes trabajado.

En septiembre de 2017, la Justicia federal cordobesa dio una sanción ejemplificadora y condenó al productor agropecuario Elvio Bonoa tres y años y medio de prisión efectiva por “trata de personas con fines de explotación laboralcon aprovechamiento de una situación de vulnerabilidad”. El fallo fue inédito: se constituyó en el primero en su tipo y sentó precedente en la materia. La Justicia se empapó conla piel de los más débiles.

Nunca se acaba

Pero los resistentes tentáculos de las prácticas más retrógradas pueden más que “el largo brazo de la Justicia”. En pleno siglo 21, la explotación laboral, que es una forma menos brutal de aludir a la esclavitud contemporánea, está más vigente que nunca.

No son hechos aislados, aunque lo parezcan según los caprichos y los vaivenes de las tapas y pantallas mediáticas. Los hechos que aparecen en la prensa con poster central son los menos. Entre las miles de hectáreas sembradas o taladas de la Argentina permanecen bajo las sombras las situaciones de las víctimas frecuentesde explotación y sus derivados, los trabajadores rurales.

“Encontramos una casa con candado y cadena del lado de afuera, pero la gente estaba adentro. Había una pieza chiquita con cucheta donde había tres nenes, el mayor debe tener 10 años. En una especie de cocina estaba el padre durmiendo con un bebé. Y la mujer sentada llorando en la cocina, asustada. Con eso nos encontramos”.

La desolada descripción corresponde a Jerónimo Pérez, el secretario general de la delegación regional de Uatre, el gremio de los estibadores y trabajadores agrarios. El sindicalista participó en el operativo en La Playosa donde el propietario de una fábrica láctea y productor agropecuario Rubén Lione fue detenido, imputado de ser el presunto autor del delito de privación ilegítima de la libertad. En palabras simples, por tener a una familia cautiva, encerrada con candado en una vivienda precaria de su campo, para evitar los controles del Ministerio de Trabajo y el gremio. Minutos antes, los habían intentado ocultar en medio del sembradío.

“Nunca habíamos visto algo así”, remarcó Pérez en declaraciones periodísticas. “Hasta los policías se conmovieron”, agregó. Algunos de los presentes llegaron hasta las lágrimas, aseguran. La Justicia, que actuó con celeridad a diferencia de otras ocasiones según el gremio, deberá decidir si la acusación queda ahí o debe derivar el caso a la Justicia Federal para investigar la posibilidad del delito de trata de personas con fines de explotación laboral.

La inspección descubrió además que la pareja no estaba registrada y que tenían recibos ilegales por el trabajo efectuado, con una paga de 8 mil pesos. “En la época en que estamos, encontrarnos con gente viviendo como esclavos es inhumano”, se quejó el gremialista. Igualmente, faltan más controles y sanciones para terminar con escenarios de vida y trabajo tan terribles.

Condiciones infrahumanas

“Vivían en condiciones infrahumanas y se bañaban con un vaso de agua. Estaban trabajando en una obra en construcción cerca del arco de la ciudad. Cumplían con jornadas muy extenuantes desde las 6 a las 18,con desayuno ligero, sin más comida hasta la noche. Su habitación, una casilla, a su vez un depósito de víveres, sin sanitarios”.

El relato es del abogado Roberto Spizzo sobre las penurias de dos hermanos correntinos que se desempeñaban en una obra en construcción en cercanías de Corral de Bustos. Tras escapar y ser internados en el hospital, uno de ellos por deshidratación, pudieron recuperarse. La Justicia ahora investiga la posibilidad de trabajo esclavo.

Otra historia dramática de las tantas que permanecen en las sombras mezquinas.

A lo largo y ancho del país, como si no hubiera pasado el tiempo y las conquistas sociales fueron sueños alocados, miles de peones rurales pasan por situaciones similares. La explotación laboral, el trabajo esclavo, no terminó con las declaraciones legales en la materia. Tienen una amplia vigencia y tanto a la sociedad como a la Justicia les queda un largo camino por recorrer para saldar deudas, desterrar desigualdades y proclamar un mundo más justo.

Mientras tanto, muchos miserables y sus cómplices siguen haciendo de las suyas… ����������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������&

Deja un comentario


*