Villa María: ¿Ciudad peronista?

Nota de Tapa, Notas

Aún sin fecha cierta de las elecciones comunales, quetentativamente podrían ser en junio, lo único que se ha visto hasta el inicio de la presente semana en el calendario político eran dos opciones, una la que encabeza el actual intendente Martín Gill y la otra es el núcleo queconduce Eduardo Accastello, cuya intención en superficie, así parece, es de volver a posarse sobre el Sillón de Viñas. Como contrapartida y luego de una larga espera el lunes se formalizó la candidatura del Dr Juan Zazzetti, por el PRO.

Escribe: Miguel Andreis

Los radicales enrolados en la línea que lidera Marcelo Barotto, hasta ahora socios de “Cambiemos” indicaron a este medio “no apoyaremos ninguna lista en las que se encuentren detrás de la misma Darío Capitani ni Karina Bruno…”. Habrá que saber si ese posicionamiento lo sostienen en el tiempo.  “Iremos con la lista 3… con nuestro propio referente” afirman.

Hasta esta semana la agenda se disputaba entre peronistas

Lo que parecía una confrontación entre dos peronistas, que se acunaron en su momento dentro del kirchnerismo, parecía inexorable. Fundamentalmente porque, curiosamente   Zazzetti, quien más mide dentro de sucoalición, nose visibilizaba en la escena del precalentamiento comicial. En la observación subyace la pregunta ¿No es demasiado tarde para insertarlo en el conocimiento ciudadano? Claro que ya recorrió estos caminos con anterioridad y a la hora del recuento mal no le fue.  No obstante, una premisa que no puede dejarse de lado en estas lides es que cualquiera que aspire a un cargo de relevancia por elección popular deberá contar con la seducción y empatía de sus condiciones personales, apoyo en el marketing y básicamente tiempo. Tiempo para que su nombre se grabe a fuego en el pensamiento colectivo.  Esto último, quizás, fue subestimado por las huestes o quienes toman las decisiones dentro del PRO.Claro, Zazzetti por el momento representa al PRO…

Las encuestas

En el medio ha quedado una guerra de encuestas donde cada candidato del peronismo pareció solicitarlas a su medida. Como si habitáramos dos ciudades diferentes.  Falta saber si es verdad que una de las últimas mediciones, en este caso se trataría de la encuestadora Delfos, por un pedido realizado desde la Municipalidad. Sobre el particular se indica en forma oficiosa que el costo de esta medición rondó los 450 mil pesos, y cuyo pago, que nadie afirma ni desmiente, se habría realizado con los erarios de la comuna.De ser cierto, es un verdadero despropósito. Casi una burla de mal gusto que provendría del Ejecutivo y que no dejaría bien parado a Gill, y mucho menos a los Tribunos de Cuenta.  La misma, llamativamente, dio una marcada diferencia a favor de Gill.Las alternativas se extienden ahora a tres candidatos, Zazzetti

Cualquier forasteroque hubiesellegase a la ciudad la pasada semana e intentara informarse sobre los potencialespretendientes con chances ciertas del alzarse con el triunfo, quedaría en la conclusión que habitamos una ciudad “peronista”.

Un tercero camino a las gateras

Si nos retrotraemos hasta los años 90, los “boinas blancas” tuvieron preeminencia por años en lo que hace a la conducción gubernativa. La desaparición de Miguel Veglia, tres veces Jefe Comunal, dejó un vacío de liderazgo que hasta el momento ese espacio no muestra figura con estatura para sucederlo.

Villa María,no obstante, para el 2015 en las presidenciales, a la hora de votar varió ese perfil y la “maquinaria electoral” que alguna vez construyera Accastello se quedó sin combustible.  Por una amplia mayoría Mauricio Macri se impuso a Daniel Scioli. Ahí se quebraba un mito. Lahomogeneidad dentro de Cambiemos, se diluyó rápidamente. Pedazos de esquilas volaron hacia todos lados, lo que volvió a permitir el crecimiento de los referentes como Eduardo Accastello y Martín Gill, éste, en la aspiración de llegar a un segundo mandato.  Una confrontación dialéctica, más solapada que en superficie, lleva a suponer que el villamariense mire con cierta desconfianza si ese distanciamiento es real o habrá una unificación y lo demás trabajo para el viento que se lleva todo. De ahora en más puede presumirse que Zazzetti, en esa división de fuerzas, les podría entrar por los palos como se define en la jerga turfística.

Votación en diferentes fechas

Todo hace suponer que el gobernador Schiaretti puso sus fichas a Martín Gil, pero siempre hay tiempo de moverlas. De cualquier manera, no se trata del arrastre de sufragios ya que las urnas entre Córdoba y Villa María se abrirán en diferentes fechas. La decepción de la ciudadanía está numéricamente por encima de las fuerzas de Macri y Cristina. Las causas judiciales cada vez cercan y complican en demasía a la “Señora”; y a Macri por su parte lo cerca la realidad de los bolsillos. Será difícil predecir siLavagna se constituirá en el   Cisne Negro que los independientes esperan. En los pasillos de los murmullos no descartan una sociedad con Sergio Massa,que iría por la gobernación de Buenos Aires; Urtubey en la función de Jefe de Gabinete, mientras que Pichetto jugaría de volante Libre.  Los otros nombres irán surgiendo.

La duda sería saber si, primero, Lavagna acepta que Accastello sea su referente en la ciudad, no faltan los que elucubran en la provincia también; y si esa bendición se llegaría a traducir en arrastre de votos. Por el momento las conversaciones se determinan a través de terceros.  No descarte una foto juntos en los próximos días.

En nuestra ciudad nuevos rostros surgirán comorepresentantes de otras fuerzas, aunque sea para alcanzar una concejalía.  Quizás que lo más preocupante para el ex jefe comunal se centre en la frase “Causas judiciales”.  Su entorno afirma que no les teme.

Dato curioso, de lanzarse al ruedo Lavagna, sería el único caso en el país que un candidato fue a las urnas primero con la camiseta de los radicales y en este momento con la de los peronistas…  independientes y descreídos.

Deja un comentario


*