La Iglesia y su hábito de ocultar

Notas

Sandra Migliore, una ex monja de Justiniano Posse, años atrás se animó a patear el tablero y publicar un libro relatando cómo fue sometida  dentro del noviciado por otra monja.

Ahora, su libro podría llegar al cine nacional.

Escribe: Gabriela Beck

Ilustración: Florencia Betti

A los 18 años, Sandra Migliore tomó los hábitos como religiosa luego de varios años en el noviciado del Colegio Santa Rosa de Viterbo, una institución de casi 90 años en la ciudad de San Lorenzo, provincia de Santa Fe. Allí había llegado siendo muy jovencita desde su Justiniano Posse natal.

Abrazó la docencia en el mismo colegio, llegando a ser maestra titular por varios años, hasta que en 1991 tomó fuerza el rumor que una monja del lugar había abusado de algunas aspirantes. La información tomó matices más profundos y hasta llegaban cartas y mailsa la institución. Señalaban a una maestra de novicias: Bibiana Fleitas. La situación ameritó algunas reuniones privadas entre las autoridades y allí Sandra Migliore un día rompió el silencio; no anduvo con rodeos: “No me sorprende nada. A mí también me pasó”

De rumores a certezas

En su caso los rumores eran ciertos: ella misma había padecido el acoso por parte de la maestra Fleitas, describiendo que un día fue arrinconada y manoseada por ella. En esa ocasión, ella afortunadamente logró frenar el acoso y en un acto de valentía amenazó con confesar lo ocurrido si lo volvía a hacer. 

Varios acontecimientos como el de ella se multiplicaban y algunos se potenciaban, porque había denuncias de chicas de apenas 12 años que directamente decían haber sido abusadas sexualmente por la monja y maestra.

Blanquear dentro de la institución lo vivido por ella no fue bien visto y en lugar de apoyo, la mujer, recibió reproches y un sinfín de situaciones poco gratas dentro de la congregación. 

Le aconsejaron que volviera un tiempo con su familia (algo que hizo temporalmente) y fue así que decidió dejar definitivamente los hábitos. Comprendió que pese a colgar sus prendas de religiosa, necesitaba retomar su trabajo. Después de todo era docente titular del colegio, algo que había ganado por mérito propio. Retomó la enseñanza, pero se encontraba con permanentes obstáculos, sumado a la constante y mala predisposición para con ella de parte de las autoridades; y así se encontraba con frases que la denigraban o descalificaban, tales  como que “no podía estar al frente de un curso sin el hábito, que era una vergüenza”.

Joven pero decidida

Pese a todo, aún con sus escasos 23 años, Sandra no flaqueaba en su decisión. A merced de sus conocimientos en el campo de la computación terminó haciéndose responsable del área administrativa de la institución y quedó firme en el puesto.  A todo esto pasaron varios años, y recobraron nuevos bríos las antiguas denuncias por abusos.  Allá por el 2010, llegó una madre de la congregación desde Europa para investigar al respecto; la religiosa ya contaba con 45 años. Al consultársele no dudó en volver a contar lo que ella había sufrido e inclusive ofreció lo que había escrito al respecto. Otra vez se encontró con una acérrima oposición y los consejos terminaban con  “nunca tenés que contar la vida del noviciado”.

La monja señalada por múltiples abusos, nunca fue detenida, está prófuga (hoy tendría unos 70 años). Algunas versiones dicen que está en otro país,  ocultada por miembros de la comunidad religiosa.

Y así, firme en sus convicciones, la denunciante terminó siendo despedida de su puesto laboral, sin importarles la cantidad de años que dedicó.

Por estos días mantiene un juicio laboral y ha ganado ante la Justicia en dos instancias, gracias a dos abogados de Bell Ville, Claudia Incatasciato y su hermano el doctor Alejandro Incatasciato.

Libro y cine

En 2014, Migliore publicó con la ayuda de un amigo y de la editorial emergente Nova su libro “Raza de Víboras: memorias de una novicia”.

La obra llegó al director fallecido Eliseo Subiela, quien se lo pasó aun colega: Alberto Lecchi. El año pasado, éste último visitó a Sandra y le dijo que quiere llevar la historia al cine con un guión ficcional pero basado en hechos reales.

Red de complicidades

La entrevistada cree que los claustros de monjas generan poca importancia en la estructura de la Iglesia. “Lo de las monjas ni les importa, pero sí se preocupan por todo lo que se refiere a los curas…Las escuelas religiosas no son más que empresas privadas”, sostuvo en diálogo con El Regional.

Sobre la cumbre del Papa Francisco para abordar la temática de los abusos sexuales, sin titubeos destacó: “Lo del Papa es un circo, una payasada…La Congregación de Jorge Bergoglio cuando era cardenal ha tenido varios casos de denuncias y nunca prosperaron….hay redes de ocultamientos en cada congregación”, cerró. �����������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������

Deja un comentario


*