El Regional en el Congreso de La Lengua

Notas

8° Congreso Internacional de la Lengua Española

La batalla por el idioma: en castellano y con tonada cordobes

Si bien no hubo instancias de debate, salvo algunos cruces ocasionales entre expositores, el Congreso Internacional de la Lengua Española, mostró una vez más las tensiones y diferencias de uno y otro lado del Atlántico.Y dejó como saldo un universo de preguntas e incógnitas respecto de su denominación, su futuro en la sociedad digital, los reclamos por los intentos de uniformarla y la resistencia para enriquecerla con la diversidad de sus hablantes.

Escribe: Germán Giacchero

(Enviado Especial)

No fue el congreso donde un hereje Gabriel García Márquez propuso jubilar para siempre la ortografía, “terror del ser humano desde la cuna”. Tampoco fue el cónclave del magistral pero nada académico discurso del Negro Fontanarrosa sobre las malas palabras. Pero, la octava edición del Congreso Internacional de la Lengua Española desarrollado en Córdoba, también tuvo lo suyo.

No solo porque fue el epicentro de las disertaciones de más de 200 invitados de 32 naciones. No solo porque tuvo el mérito de ser el que por vez primera se celebraba por segunda ocasión en un mismo país, nada menos que el nuestro. Y como nunca antes, también incluía a un considerable número de mujeres entre sus expositores y a panelistas nada ortodoxos o poco leales a los dictámenes de las instituciones oficiales del idioma.

El cantante Joaquín Sabina, la poeta y bloguera española Elvira Sastre, la artista cordobesa Indira Montoya, el escritor MempoGiardinelli o la misma María Teresa Andruetto, con un discurso de clausura sin concesiones, entre otros, figuraron en el listado no tradicionalista de un evento de este tipo, donde el público asistente estuvo conformado por un mayoritario universo femenino.

Tuvo lo suyo porque no hubo debate alguno, con excepción de las flechas incendiarias entre algunos de los panelistas, como fue el caso de Giardinellicon el ministro de Educación de la Nación Alejandro Finocchiaro. Pero, quedaron en evidencia las tensiones, las disputas y las diferentes concepciones existentes entre España y América, en cuanto a la denominación oficial del idioma, entre la tendencia uniformadora de quienes buscan imponer una lengua neutra y quienes proponen su enriquecimiento a partir de la diversidad de sus hablantes más allá del horizonte de la península ibérica.

También entre quienes pretenden cerrar la puerta a las batallas ideológicas del idioma y los queven en el lenguaje inclusivo o en la atención a las lenguas de los pueblos originarios una posibilidad de reparación histórica para hacer una lengua más justa, equilibrada y fecunda. La lengua, se sabe, también es un campo fértil para las luchas de poder.

Este congreso con “espíritu cordobés” también tuvo lo suyo, porque a pesar de su ruidosa actualidad, el lenguaje inclusivo no figuró en la agenda temática definida por la Real Academia y sus subsidiarias americanas. Pero, el asunto igual se las arregló para filtrarse como un invitado no deseado en distintos paneles, en la voz de distintas mujeres que basaron su ponencia en esta problemática o la retomaron de algún modo, con el acompañamiento de algunos invitados varones.

La oposición entre la necesidad y obligación de poner el acento en la diversidad, la interculturalidad y las variedades lingüísticas locales y regionales, y la arrasadora ola de uniformidad y reduccionismo del idioma presentes en los medios, la industria editorial, las redes sociales y el universo digital fue otra de las fuentes de tensión y discrepancia.

En otro plano, sobraron los halagos extranjeros tanto para el renovado y “maravilloso” teatro del Libertador San Martín, sede principal del encuentro, como para la hospitalidad y cordialidad de los habitantes de “esta extraordinaria ciudad, de este magnífico país”, al decir del mexicano Gastón Melo.

¿Español, castellano o hispanoamericano?

La lengua que nos hermana presenta un curriculum envidiable, según las cifras disparadas en el congreso: además de ser la que “inventó y reinventó la novela”, es la segunda más hablada como idioma materno en el mundo detrás del chino mandarín, la segunda más estudiada en el planeta, la tercera más utilizada en internet y la cuarta de acuerdo con el poder económico que representa, luego del inglés, el chino y el francés, según el Foro de Davos. Aunque para 2050 se espera que escale una posición.

Estados Unidos es el segundo país en la Tierra con mayor cantidad de hablantes de español, detrás de México. “Somos 60 millones de latinos, entre los que se encuentran unos 250 mil argentinos. Los gringos mejor que se preparen porque se viene la reconquista y la lideraremos los emprendedores”, manifestó la activista Elianne Ramos.

Esta “lengua contaminada” al decir del escritor nicaragüense Sergio Ramírez, o híbrida o mestiza, como fue llamada en este congreso, tiene en su denominación oficial uno de los conflictos más recurrentes. ¿Hablamos español o castellano? ¿Qué variedad usamos dentro de ella? ¿Representa el español la diversidad de su uso en Hispanoamérica? ¿O solo es una muestra de poder para lograr la tan pretendida homogeneidad o neutralidad con fines económicos?

“El español neutro no existe, es solo el sueño húmedo de algunos editores. Hay un español hegemónico, pero el español es esta diversidad”, destacó el periodista Martín Caparrós. Al tiempo que varios expositores se pronunciaban por llamarla de manera indistinta, española o castellana, Sabina se consideraba “de una patria mucho más grande, que es mi lengua, la lengua española” y otros renegaban del principal gentilicio utilizado.

El escritor mexicano Juan Villoro sostuvo que “más que una lengua española, tenemos una lengua hispanoamericana”, al tiempo que su colega argentina Claudia Piñeiro reclamó que la próxima cumbre lingüística debería llamarse “Congreso de la Lengua Hispanoamericana”. Más tajante fue MempoGiardinelli al sentenciar que el español, directamente, “no existe”.

“Es inaceptable cambiar la denominación Castellano a nuestra lengua, y menos por ‘Español’, que, como idioma, no existe. Y no es una cuestión baladí, porque no es casual ni ingenua, ni inocente”, remarcó el autor argentino. “Tanto en España como en América la lengua que se habla es el Castellano. Castellano hispánico allá, y castellano americano acá. Hablamos y educamos en Castellano americano, que es una lengua rica y vital porque se nutre de los permanentes aportes de múltiples culturas e idiomas”, continuó.

Así las cosas, la bautizada “Lengua de Cervantes”, también sería según Giardinelli “la de Borges y Cortázar, y la de Neruda, García Márquez y Juan Rulfo”. En la misma línea, la narradora cordobesa María Teresa Andruetto, enumeró a autores argentinos y latinoamericanos que “abrieron con mano de seda y de hierro los intersticios de la lengua que de mil maneras les había sido impuesta, para poder decir lo que aún no había sido dicho”.

“Para nosotros, para nuestro sistema educativo, la academia, la alta cultura y la cultura popular, esta lengua en la que aquí hablo siempre ha sido la lengua castellana”, afirmó Andruetto en su crítico discurso de clausura.

El español o castellano es hablado por casi 600 millones de personas en unas 22 naciones. Pero, menos del 10% viven en España. “Sin embargo, las variedades idiomáticas americanas no tienen tantas posibilidades de ser reconocidas por la Academia y, cuando lo son, pasan por formas folclóricas, americanismos”, se quejó la escritora.

La próxima edición del congreso será dentro de tres años en Arequipa, Perú, la patria chica de Mario Vargas Llosa. Hasta entonces, quedarán en suspenso o intentarán ser respondidos numerosos interrogantes surgidos en Córdoba. Porque, más allá de sus aciertos y carencias, el congreso de la lengua se convierte en el escenario propicio para impulsar el pensamiento y arrojar preguntas al aire, aunque la mayoría haya ido en busca de respuestas. Algunas ausentes, otras apenas contestadas.

Al menos, deberíamos pugnar por que sirva para encender la chispa que nos haga detonar la inteligencia, arder el corazón y derretir el hielo de la ignorancia y el descreimiento.

———————————————–

En primera persona

Frases que dejó el Congreso de la Lengua

A continuación se presentan expresiones formuladas por algunos expositores en los diversos paneles del Congreso.

Lenguaje inclusivo

  • “Será con el tiempo lo que el uso determine, de eso depende el lenguaje inclusivo. Eso se verá en el futuro”. (Claudia Piñeiro, escritora)
  • “Sabemos de su uso y expansión en ciertos sectores sociales (especialmente urbanos) y en jóvenes de cualquier género, y vemos cómo impregna y permea los usos públicos, periodísticos y políticos, y entonces resulta asombroso que no se haya incluido siquiera una mesa de discusión sobre algo que está moviendo los cimientos de nuestras sociedades”. (María Teresa Andruetto, escritora)
  • “Era algo así como el lenguaje inclusivo, algo inentendible”.(Cristina Bajo, escritora)

Lengua y enseñanza

  • “Que el Diccionario de la Real Academia Española (RAE) coloque la etimología de palabras y vocablos americanos. Puede deparar sorpresas”. (Olga Fernández Latour, escritora e historiadora)
  • “La gramática es difícil, pero es imprescindible. Es la arquitectura del pensamiento. Y es necesario enseñar gramática, no solo lengua en las escuelas. Cómo enseñarla es la cuestión”. (Ignacio Bosque, lingüista de la RAE)
  • “En las escuelas hay que volver a las leyendas y mitos regionales. Volver a los autores populares salidos del pueblo”. (Cristina Bajo, escritora)
  • “Las lenguas viven porque hay lenguas muertas. Y no es porque hayan pasado a mejor vida. Estamos ante un empobrecimiento del lenguaje en los medios, en la ‘tuitósfera” donde estamos inmersos”. (Gastón Melo, escritor mexicano)

Lectura

  • “Hoy se lee y se escribe más que en ninguna otra época, aunque haya más pantallas que libros. El libro deja de ser el foco de conocimiento y la lectura es híbrida y pública”. (Cristina Mucci, periodista cultural)
  • Hoy se lee y se consume más contenidos culturales que antes. Está asegurada la convivencia de los dos formatos del libro, en papel y digital”. (José Creuheras, presidente del grupo Planeta)
  • “La literatura es una enfermedad de transmisión textual entre escritores y lectores”. “El único territorio donde no ha vencido lo digital es en los libros de papel. Los apocalípticos no tenían razón”. “Colaborar con Joaquín (Sabina) es bueno para la poesía, pero no para tu hígado”. (Benjamín Prado, poeta español)
  • “En América dejamos de leernos entre nosotros. Sin embargo, el libro es quizás el gran elemento vinculante. Hay que romper la lógica del aislamiento. Hay que salir del liberalismo”. (Paco Ignacio Taibo II, escritor mexicano)

Periodismo

  • “El periodismo no está en crisis, lo que está en crisis es un modelo de periodismo. Hay una serie de cambios en la forma de hacer periodismo. El problema es que los medios están desesperados por retener al público y entraron en la lógica del rating y las notas ‘carroña’ son las que más se leen. Más que contar lo que alguien no quiere que se sepa, se cuenta lo que muchos no quieren saber”. (Martín Caparrós, escritor y periodista)
  • “El periodismo tiene la obligación indispensable de ampliar las posibilidades de la lengua. Debe enriquecer el lenguaje con la diversidad del lenguaje”. (Patricia Nieto, editora de “The New York Times” en español)
  • “El periodismo debe combatir el poder y sus espejismos de bienestar, darle más sentido a este mundo. Digamos sin las cosas sin eufemismos, contemos las experiencias de la realidad”.  (Julio Villanueva Chang, periodista peruano)

Deja un comentario


*