Por los aumentos varias personas han discontinuado sus tratamientos

Notas

Georgina Giraldi, Vicepresidente del Colegio de Farmacéuticos de la provincia se mostró preocupada por la cantidad de farmacias que han cerrado el 2018. Además, también emerge la problemática de muchas personas que han discontinuado sus tratamientos.

Escribe: Daniel Rodríguez

Desde el rubro farmacéutico se vive un presente por demás complicado. Unas de las mayores preocupaciones que se plantea es el cierre de diferentes centros dedicados al expendio de medicamentos y artículos de higiene. Otro dato que se desprende en el panorama es que muchas personas han dejado de consumir sus medicinas con la misma frecuencia.

Con esos datos, Georgina Giraldi, vicepresidente del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Córdoba dialogó con Semanario El Regional.

“Teníamos un promedio de seis farmacias (que cerraban por mes) durante 2018” destacó. En tanto, sostuvo que durante este año “tuvimos 2 en enero y 3 en febrero. Pero el tema es que la cantidad de venta de unidades de medicamentos sigue bajando, entonces están en situación crítica muchas farmacias”.

En ese mismo sentido, el colegio que agrupa alrededor de 2.600 farmacias mostró su incertidumbre ya que “durante el 2018, por ejemplo, bajó la cantidad de unidades de medicamentos vendidas en un 5%”.  De esta manera, se pudo llegar a que “que varias personas habían discontinuado sus tratamientos”.

Si bien el dato mencionado preocupa, mucho más grave es que durante  “estos últimos 3 meses del 2019; bajó al 8%”. A esta realidad, Giraldi, la definió como mucho más grave porque tiene que ver con “no tomar los medicamentos con la frecuencia habitual o tomarlo un mes si y un mes no”.  Vale la pena mencionar que todos estos medicamentos que se menciona que se han dejado de vender son los que tienen que ser continuados ante una patología crónica.

Costumbres peligrosas

En su charla, la entrevistada destacó que también “hay otra costumbre que puede provocar daños peligrosos y ella es tratar de comprar sueltos. Hemos visto el nuevo comportamiento de pedir el medicamento por tira o por comprimido. Entonces van viendo cómo le va alcanzando todos los días el dinero como para comprar o no comprar” recalcó.

A la vez, expuso que hay  “una trama ilegal de venta de medicamentos en donde se venden medicamentos falsificados”. A modo de ejemplificación, la mujer explicó que “no mucho, un supuesto compuesto era de una forma y color en los Kioscos y de otra forma y color en las Farmacias”. Mientras en los kioscos los vendían sueltos, en la farmacia lo hacían por tiras. Sin dudas, esto genera una disyuntiva aún más compleja.

En parte de su relato, la reporteada también certificó que “hay comportamientos que se deben al tema del poder adquisitivo del bolsillo y éstos ponen en riesgo la salud”

Los pueblos y el dólar

Hablando de cifras, se puede afirmar que, al menos 30% de los insumos son de industria nacional, el resto, en tanto proviene de laboratorios extranjeros. “La cuestión dólar sin dudas fue complicada. Todos los medicamentos tienen algunos de sus compuestos que tienen que ser importados. Entonces, en eso influye muchísimo la variabilidad del precio del dólar” manifestó.

De igual modo lamentó el cierre de comercios en los pueblos del interior de la provincia porque algunas “eran el único centro de salud del lugar. Que desaparezcan implica que las personas tengan más caro el acceso al medicamento porque se tienen que trasladar a otro lugar para conseguirlo”.

A nivel de altas, enumeró que hay casi dos por mes pero que “son farmacias de cadena y en zonas céntricas y lugares de movimiento populoso donde sabemos que venden además otros productos y quieren aprovechar el movimiento de gente en lugar de tener el servicio sanitario de estar farmacias que cerraron”´.

Deja un comentario


*