¡Basta de reelecciones indefinidas!

Notas

Villa Nueva

Votos de la discordia

En la escuela República de Bolivia, en la mesa 4641votaron los hermanos Ignacio y Marcos Tagni, candidatos a intendente y legislador departamental. Antes del mediodía, mientras los medios cubrían el sufragio de Marcos, sucedió un hecho particular del que no se levantó la perdiz.

Dos votantes (hombre-mujer) consultaron sobre asignación para votar en esa institución, ya que eran villamarienses y siempre habían sufragado en escuelas de la vecina ciudad. Sin embargo, al momento de ir al colegio habitual, les dijeron que no figuraban en las listas y que debían votar en Villa Nueva. Efectivamente el fiscal que buscó sus datos en la Bolivia, les confirmo que estaban empadronados allí en la mesa 4641.

Otro dato curioso, es el escrutinio de la mesa 4614, donde votó el intendente Natalio Graglia. Allí se contabilizaron  267 votos, de los cuales, 80 desencadenaron dudas por si había que considerarlos blancos, nulos o válidos.

En cada caso se aplicó un criterio diferente, según el acuerdo al que fueron llegando los fiscales partidarios y generales junto con el presidente de la mesa. Dos tipos de votos, fueron los de la discordia. Uno en el cual el votante marcó lista completa (negra) y en el resto de los casilleros garabateó caritas, bigotes, etc. Fue sometido a votación y se tomó como válido. Ángelo Valenciano, quien acompaña a Graglia como concejal titular y se encontraba como fiscal general, fue uno de los que consideró que debía ser tomado a favor del gobernador reelecto.

El otro tipo de voto que llamó la atención y fue contabilizado de manera positiva para lista completa a favor de Schiaretti, fueron votos con cruces de lapiceras de colores y hasta fibrones amarillos flúor, siendo que en las mesas las lapiceras utilizadas fueron las clásicas negras.

Lo más sorprendente es que estas diferencias se pudieron dar en otras de las 56 mesas, pero no hubo ninguna información al respecto. Solo la información que circuló como datos oficiales, confirmando porcentajes: un total de votos válidos de 13.898 (96,57%); 411 votos nulos, 71 votos recurridos y 12 votos impugnados.

Etruria

Batacazo “radicheta”

Alta sorpresa deparó el domingo de elecciones en Etruria y toda la comarca. Es que el intendente Héctor “Negro” Baravalle no pudo sumar votos para quedarse por un quinto periodo al frente del municipio y tuvo que resignar esa posibilidad ante las preferencias mayoritarias que abrazaron esta vez al candidato opositor.

Maximiliano Andrés, un joven dirigente sin antecedentes partidarios, acumuló mayor cantidad de sufragios que el jefe comunal y destronó al peronismo tras 16 años en el poder. El último intendente radical había sido el recordado Nelio Lerín, fallecido de manera trágica en un accidente vial en 2013.

De esta forma, Baravalle armará las valijas en diciembre para volverse a su casa. No pudo celebrar junto con su compañero de ruta Eduardo Accastello, quien había dicho antes de los comicios que iba a festejar en todo el departamento Gral. San Martín y en Etruria también.

Ticino – Villa María

Elecciones que faltan

El súperdomingo del 12 de mayo no fue la última fecha del calendario electoral municipal. En el Departamento San Martín quedan dos localidades por ir a las urnas. Se trata de Ticino, que votará el 9 de junio, y Villa María, el 23 de ese mismo mes.

Pero, no serán los únicos lugares. Quedan 39 elecciones municipales hasta octubre, entre las que se cuentan las de Bell Ville, Carlos Paz, Alta Gracia, Río Tercero, Jesús María, Arroyito, Colonia Caroya, Río Ceballos, Laboulaye y Almafuerte. En tanto, Río Cuarto, la segunda ciudad más importante de la provincia recién participará en comicios locales el año próximo.

Habrá que seguir esperando un poquito más para ver cómo se conforma el mapa del poder político en toda la provincia, que hasta el momento viene resultando bastante favorable al peronismo.

Municipios

¿Hasta cuándo las reelecciones?

Es un tema recurrente. En charlas familiares, con amigos, en los cafés, en las oficinas, en todas partes. Las eternas reelecciones de algunos candidatos a intendentes que parecieran atornillados a los sillones municipales. Así, se pasan décadas enteras ejerciendo el poder a su gusto y piaccere.

Algunos deciden dar un paso al costado, por elección propia o por pedidos ajenos; otros ni se inmutan y buscan seguir acaparando periodos; mientras a otros los corren los votos alguna vez.  De todos los casos tenemos ejemplos en el Departamento y en toda la región.

En términos legales, nada que objetar, porque las reelecciones indefinidas están amparadas por la ley. Claro, hasta dentro de poco más y no tanto. Porque el trabajo permanente de intendente ya no podrá ser “in eternum”, o sea, para siempre.

Es que a partir de una reciente normativa provincial, desde el año 2023 ya no podrá haber reelecciones según los antojos personales de los mandatarios municipales. Solo se permitirá dos periodos de gobierno consecutivos y luego a esperar cuatro añitos si quiere volver a participar.

Es una manera de alimentar la renovación dirigencial, no solo en cada localidad, sino de manera interna en cada fuerza partidaria. No faltarán, seguramente, arreglos con familiares o amigos del poder para garantizar la sucesión, pero eso es harina de otro costal.

Lo importante es que, de alguna forma, se terminará con una práctica tan antigua como perjudicial para la salud democrática de los pueblos.

¡Qué viva la renovación, nomás!

Deja un comentario


*