Cárcel de Villa María: presos con privilegios

Written by Eugenia. Posted in Notas

Published on octubre 15, 2013 with No hay comentarios

Sistema penitenciario en crisis: denuncia del Sindicato de Policías y Penitenciarios PRESO CON DROGA

Adriana Rearte, secretaria General del Sindicato de Penitenciarios y Policías, denunció la situación de privilegio que gozan algunos presos en la cárcel de Villa María y en el resto del sistema penitenciario provincial. Además, expuso la precaria situación laboral de los trabajadores carcelarios. Responsabilizó a las máximas autoridades del gobierno cordobés.

 

Escribe: Germán Giacchero

 

Drogas, dinero, celulares, televisión e internet son algunos de los privilegios de los que gozan algunos internos alojados en la cárcel de Villa María. No son presos VIP, al estilo de algunas celebridades que pasan su tiempo tras las rejas con servicios de lujo, pero reciben un trato preferencial, que desnuda en forma descarnada la crisis del sistema penitenciario provincial.

Las irregularidades fueron reveladas por la titular del Sindicato de Penitenciarios y Policías, la ex agente carcelaria cordobesa Adriana Rearte, y confirmadas a través de fotografías que los mismos presos subían a Facebook en plena ostentación de su buen pasar en el penal villamariense.

Entre las imágenes, se puede ver a un interno que cumple condena por delitos contra la propiedad con varios billetes en sus manos y boca, mientras que en otra presenta en su poder supuestos envases de cocaína, conocidos con el nombre de “lágrimas”. El recluso Gabriel R., quien aparece en la mayor parte de las fotos, fue señalado por la dirigente sindical como el mismo que en 2012 se había cosido la boca en reclamo por las condiciones de hacinamiento en el establecimiento carcelario local.

 

“Escuela del crimen”

 

“La situación en Villa María no escapa a la realidad que se vive en el resto de las cárceles provinciales, donde se repite la misma situación”, expresó Rearte ante EL REGIONAL. A raíz del caso local, la gremialista realizará una ampliación de la denuncia judicial presentada en septiembre de 2012, por situaciones similares ocurridas en los penales de Bower y San Martín, reveladas a partir de un informe periodístico de “ADN”.

Se trata del mismo programa televisivo que desnudó el escándalo de los narcopolicías, hecho que derivó en la renuncia del ministro de Seguridad y el jefe de la Policía y desató una grave crisis institucional en la gestión de José Manuel de la Sota.

“Desde entonces no hemos recibido ni una sola respuesta. En este caso, la Justicia debió actuar de oficio, pero ni un fiscal se animó a hacer algo. Ahora, ampliaremos la denuncia y nos constituiremos en querellantes para actuar a favor de los empleados que trabajan en condiciones deplorables”, remarcó la ex agente.

“El sistema penitenciario está obsoleto, no funciona, hoy es una escuela del crimen. No debe ser un sitio de castigo, pero sí disciplinario”, destacó Rearte, quien alertó que esto afecta la seguridad del personal y del resto de los internos. “Las fotos de los detenidos son muy osadas, es un descaro. Gozan de impunidad. Está todo prohibido y, sin embargo, lo tienen. Les faltó mostrar un arma nomás”, dijo al sitio web Crimenyrazon.com.

 

 

Connivencia con el poder

 

La insuficiencia de recursos humanos es una de las razones esgrimidas por la dirigente como causal de las anomalías. Las fotos le permitieron al gremio exponer la situación laboral de los empleados penitenciarios. “En las cárceles no hay personal suficiente para realizar las requisas. Para controlar a los 510 internos en el hacinado establecimiento de Villa María (con una superpoblación de unos 110 alojados) sólo hay cinco efectivos. Hay que proteger al empleado que trabaja en condiciones desfavorables”, advirtió.

Al momento de hallar las responsabilidades del caso, Rearte habló de “connivencia” del poder político con el sistema penitenciario. “El ministro de Justicia (Graciela Chayep) y el director del servicio penitenciario (Juan María Bouvier) quieren mantener a los presos tranquilos, para evitar motines. Pero, con la entrada de drogas y demás cosas, se pueden provocar”, manifestó en el programa “C5N Investiga”, uno de los primeros en difundir las imágenes a nivel nacional.

“El penitenciario común no lo permite. Esto ocurre gracias a un sector mínimo corrupto, y el director del penal de Villa María no lo puede no saber”, agregó acerca de la supuesta complicidad de algunos agentes penitenciarios y otras autoridades con la “buena vida” de los reclusos mimados.

Hasta mediados de esta semana, el gobierno provincial mediante el Ministerio de Justicia, la Policía Provincial o el Servicio Penitenciario, no había tomado ninguna medida. Tampoco la Justicia. El hecho pareciera menor o inexistente para las instituciones que deben tomar cartas en el asunto.

Pero, el rompecabezas carcelario es un secreto a voces desde hace un largo tiempo. Las imágenes de las tremendas irregularidades en el penal local no hacen más que demostrar la vulnerabilidad y el peligro latente en las cárceles cordobesas como síntomas del colapso de la corporación penitenciaria. Lamentablemente, el desvío de la mirada hacia otro lado, en poco y nada contribuirá con la solución de esta problemática acentuada con el paso del tiempo.

 

 

 

No hay comentarios

Actualmente no hay comentarios sobre Cárcel de Villa María: presos con privilegios. Tal vez le gustaría añadir un comentario

Deje su comentario

*