Leo Ambrosino, biógrafo de la Liga Villamariense de Fútbol

Notas

Fue odontólogo durante treinta años, presidente de Colón de Arroyo Cabral durante veinte y candidato a senadorLeo Ambrosino durante diez. Pero el gran aporte que la providencia le había deparado a Leo cubría un tiempo más vasto: se trataba de la composición de “La centenaria LVF y sus campeones”; un libro que ya es parte de la historia grande de la ciudad como las páginas de Dino Calvo.

 

Por: Iván Wielikosielek

Como en las antiguas sagas, este librohabla de escudos y guerreros, de victorias y derrotas, de ancestrales batallas defendidas en el verde céspedpor batallones con preciosos uniformes transpirados o ensangrentados. Perocomo en las novelas palaciegas este libro también habla de intrigas y contiendas, de luchas de poder y gestos de grandeza. Y es queel centenario en cuestión tiene mucho de épico y de novelesco; acaso porque todo libro de historia defútbol es un tratado de socilogía, política y antropología de un lugar. Y de todos estos fabulosos cruces temáticos se hizo eco Leo Ambrosino cuando desde su “retiro cabralense” redactó esta primera biografía de la Liga Villamariense de Fútbol, entidad a la que le consagró parte de su vida tras el alambrado.

“Hace diez añosque me diagnosticaron una enfermedad paralizante y me impidieron seguir trabajando. Y entonces me puse en una tarea que nadie quería agarrar porque quemaba; escribir un libro sobre el centenario de la Liga desde su fundación a la actualidad-comenta el hombre que la presidió de 1986 a 1992- Por suerte es una de las pocas instituciones que guarda todos los libros de acta. Fue gracias a esa fuente preciosa que he podido reconstruir su historia. Alguno de esos libros son tan pesados que no los podía levantar solo. Pero también me documenté con viejas revistas deportivas como “Impacto deportivo”, diarios de la época como “La Opinión” y notas de Héctor Cavagliatto, Raúl José y la estadística de Dyber Bocco, que es la más completa de la ciudad” dice eldentista que se volvióescritor.

 

De los héroes del ´28 al paso de Diego por la Placita

 

Con admirable síntesis, el libro de Leo resume un año de liga en cada página mechado con los condimentos históricos por los que atravesaba la ciudad en cada momento. “Quise retratar lo deportivo sin dejar de lado lo social y político. Por eso hablo de don Jorge Hillar no sólo como del primer presidente de la Liga sino como el personaje que le gana una elección a don Amadeo Sabattini por seis votos a uno. También hablo de la venida de Perón en el ´44 y del brindis que le ofrecen en el Club Sarmiento para mostrarle el proyecto de un estadio único. Le pedían apoyo para la construcción cuando fuera presidente ¡Lo mismo por lo que hoy estamos luchando los clubes!” –señala Ambrosino.

También hay hitos fundacionales relatados en el libro, como el primer cuadrangular jugado en 1914 con la participación del club Sarmiento, Unión Central, San Martín y el Instituto Sarmiento de Vitulo; la saga de la selección de la Liga Villamariense que en el ´28 gana el provincial y clasifica para semifinales contra Buenos Aires “que era lo mismo que jugar contra la selección que venía de ganar la medalla de plata en Amsterdam. Aquel equipo sólo pierde 2 a 1 y a la vuelta los jugadores fueron recibidos como héroes”. (De aquel equipo saldría Lorenzo Gilli, estandarte del San Lorenzo de los años ´30 y una de las glorias del fútbol local). Más acá en el tiempo, Leo recuerda la llegada de River y Boca en el ´47 y las crónicas de sus amigos que dicen haber visto a Pipo Rossi tomando café con Alfredo Di Stéfano, mientras que a una cuadra del bar lo hacía “El Atómico” Mario Boyé. También los amistosos de Sarmiento contra River, Boca, Vélez, Banfield y San Lorenzo en la vieja cancha de la Terminal. (Gracias a esos enfrentamientos, el “Taladro” sumaría a sus filas a Omar “Cacho” Ermácora, “el mejor jugador de la LVF en los ´50”, según el autor). Luego el libro relata la épicadel Rivertetracampeón 59, 60, 61 y 62 y la aparición en Unión Central de un rubio que la descosía: José Omar “La Pepona” Reinaldi. A fines de los ´70, Leo le dedica varios capítulosal maravilloso Alumni de Hernán Rios que ganaría todos los títulos hasta ser invitado a la Liga Cordobesa, y las figuras que aparecieron esos años: el “Pachi” Martina, la “Culona” Conti, el “Toño” Carpintero… También hay un ítem especial para los clásicos Alumni-Alem con una paridad tremenda, y el despegue del fútbol cabralense bajo la conducción técnica de Enrique Martínez en los ´80. Y por cierto, la llegada de Argentinos Juniors a la ciudad en el año ´79 de la mano técnica del “Zurdo” López exhibiendo al “10” y flamante campeón del Juvenil en Japón, Diego Armando Maradona.

El libro ya es un hecho y está a la venta en la Liga y en algunos negocios. Pero para Leo es mucho más que un libro. Es la biografía del primer centenario del fútbol en la ciudad y alrededores, y también medio siglo de su propia historia; la de ese odontólogo que se convisrtió en escritor, la de ese dirigente que un día se volvióun monje del fútbol descifrando inmensos biblioratos que no podía levantar sin la ayuda de otro; lápida de piedra de un pasado en tinta osura que resucitó con pasión a los claros días del presente.

 

Deja un comentario


*