Crónica de una caja de explosivos que se perdió en el camino…

Nota de Tapa

Pasó en Villa María ¿¡Quién se hace cargo!?                      EXPLOSIVOS-660x330

 

Escribe: Miguel Andreis

Extraño y riesgoso  hecho se dio en nuestra ciudad el día martes en horas de la mañana.  Una denuncia proveniente de un vecino  da cuenta a la Policía departamental  que en la calle Intendente Maciel al 700, un vehículo había perdido  una caja conteniendo 25 kgs de explosivos  bajo el nombre de Gelamita 85, también denominada Barro Explosivo. Las autoridades policiales cerca de las 9 hs.  enviaron  a un grupo de hombres de la brigada explosivos. En el envoltorio se lee “barro explosivo” de la fábrica Austin Powder International. Cabe acotar,  tal lo que se nos  informó,  que sería representante de dicha firma – Austin Powder en Córdoba-  la empresa local, Transporte  Marchetto, con depósitos contiguos a la misma Fábrica de Pólvoras y Explosivos.

Si bien, tal indicó  a EL REGIONAL un ingeniero químico  con conocimiento en la temática,  el  “barro” en cuestión, o más comúnmente denominada Gelamita,  sin los detonantes es muy difícil que explote, la misma con otros componentes (como combustible) se vuelve un explosivo de alta capacidad destructiva. En el estado en que fue hallada no representaría demasiados riesgos, claro que estando  frente a explosivos siempre hay un amenaza existente, por lo que éstos  precisan de un meticuloso cuidado ya sea en su manipulación o en su transporte. Aquí si algo estuvo ausente fue la palabra “Prudencia”.

Tal material es usado  para obras civiles y básicamente para minería a cielo abierto. Claro que perder una caja (precintada) de 25 Kgs, con explosivos,  no deja de ser un acto de desidia e irresponsabilidad absoluta. Pudo conocerse el día miércoles que el propietario de Transporte Marchetto informó a Tribunales Federales sobre lo acaecido. Una de las fiscales de dicho fuero explico, aunque no dio notas a la prensa, que la misma ya había sido devuelta a la firma. Pudo conocerse que tal empresa habría sustanciado un sumario al chofer del rodado. ¿Alcanza con eso?

Estos productos deben tener un libre transporte librado por  el ente que rige la materia… ¿Lo tienen?

A modo de señalar que nunca los explosivos pierden su esencia de destrucción, se nos indicó como un hecho aleatorio, que gran parte de las cargas usadas  para la voladura  de la AMIA habrían sido hechas con este compuesto y agregados especiales.

Hasta el miércoles en horas de la tarde  no hubo partes oficiales ni de la razón social que representa los explosivos ni de las autoridades que explicaran a la ciudadanía sobre lo sucedido. 25 kgs, de Gelamita pueden no significar nada, pero también dar lugar a una catástrofe.

Preguntamos: ¿¡Quién tiene la responsabilidad de controlar el transporte de estos explosivos!?  Después puede ser tarde.

 

————-

 

 

 

Deja un comentario


*